Los Vecinos por la Convivencia sacan de nuevo los colores al Gobierno


La asociación de Vecinos por la Convivencia celebraba anoche su asamblea anual. Una vez más, un año más y un verano más, se repasaron las promesas que los anteriores Gobiernos anunciaron. Botellón, escándalo, mapa acústico, zona ZAS, PAI de Ocio, y ordenanza de alquiler de apartamentos.




 

Los Vecinos por la Convivencia sacan de nuevo los colores al Gobierno

La asociación de Vecinos por la Convivencia en la playa de Gandia que preside Francisco Pajares, se reunía ayer tarde-noche en el Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València en su tradicional asamblea anual.

De entre los temas que se abordaron destacan, una vez más, los ninguneos a los que someten los diferentes Gobiernos a la entidad, pues denunciaban que llevan más de medio año esperando que se les facilite por parte del Gobierno de Gandia el informe del Estudio del Mapa Acústico de la playa gandiense.


Otro caballo de batalla para la asociación vecinal es al PAI de Ocio que, a la otra parte de la carretera Nazaret-Oliva lleva meses paralizado y ''sin que exista fecha de finalización, siendo de vital importancia para conseguir la convivencia entre ocio y descanso'' señalaron.

La situación del ruido ambiental en la zona de la plaza del Castell, declarada como Zona Acústicamente Saturada (ZAS) por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la CV, fue otro de los temas abordados ayer en la asamblea anual de la Asociación de Vecinos por la Convivencia donde se recordó que ''a primero de julio de este año el TSJ , ratificó la sentencia que obligaba al local donde se explota la discoteca Coco-Loco al cierre por no tener todas las medidas de seguridad exigidas en la ley. Y también en TSJ declaraba la plaza del Castell como zona ZAS y obligaba al gobierno de Gandia a tomar las medidas oportunas correspondientes. Pues ni en un caso ni en otro el ayuntamiento, de momento, ha hecho nada, salvo excusas y mirar para otro lado esperando que se acabe el verano'' explican desde la asociación que preside Pajares.

Más duros y críticos fueron ayer en la asamblea vecinal en cuento a las denuncias de ''pasividad del gobierno municipal ante la práctica del botellón y del escándalo callejero'' añadiendo además que, ''es claro y evidente que el ayuntamiento no vigilia ni hace cumplir la ordenanza de ocupación de la vía pública como sería su obligación''.




Por último, y señalando que pronto va a concluir la legislatura, en teoría es la última asamblea anual antes de las próxima elecciones municipales, desde la asociación se apuntaba a la Vicealcaldesa de Gandia, Lorena Milvaques, porque ''incumplirá uno de sus compromisos con nosotros, como era la creación de una ordenanza municipal para la regularización de la actividad dedicada al alquiler de apartamentos turísticos''.