Los árboles quemados tras el incendio serán retirados de los ríos


La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Manuel Alcalde, se reúnen para abordar la reparación y limpieza de barrancos afectados por el incendio.




 

Los árboles quemados tras el incendio serán retirados de los ríos

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, ha mantenido una reunión con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Manuel Alcalde, para hacer un seguimiento de primera mano sobre los trabajos que se van a desarrollar de manera urgente en los barrancos afectados por el incendio que se inició en Llutxent el 6 de agosto y que quemó mil hectáreas del término municipal de Gandia.

Este encuentro, dentro del alto grado de interlocución que se está llevando a cabo  la alcaldesa con administraciones superiores, se ha producido solo una jornada después de que el Gobierno de España anunciara que, a través de la dirección general del Agua del Ministerio de Transición Ecológica, había aprobado obras de emergencia para la zona afectada por el fuego por un importe de 650.000 euros.

En este contexto, y como que la actuación en los barrancos es un asunto que han sido trabajados conjuntamente, Manuel Alcalde ha compartido con la alcaldesa el informe de propuesta de solicitud de declaración de emergencia para la ejecución de actuaciones destinadas a la reparación de los daños en el dominio público hidráulico causados en los cauces de las cuencas del río Serpis. Un documento que recoge tanto los daños como los trabajos que se van a realizar.


Morant, durante la reunión, ha pedido a la Confederación Hidrográfica del Júcar especial sensibilidad y atención para todo el barranco de Gandia al ser esta ciudad término de su desembocadura; una petición que, según ha afirmado Alcalde, será atendida.




Los daños ocasionados a barrancos de los términos de Gandia (barranco de Beniopa, Borrell, Caldereta, Verd) como consecuencia del incendio, son principalmente acumulaciones de elementos obstructivos, como restos vegetales quemados; desprendimientos y erosiones de márgenes y riberas; y la desaparición de la protección de la capa vegetal.
Las actuaciones previstas para paliar estos daños son la reparación y limpieza de los cauces afectados mediante la retirada de todo el material vegetal quemado así como la reparación de erosiones y daños. También se plantea la retirada de los árboles afectados situados en dominio público hidráulico y el desbroce del material vegetal quemado y su retirada. Se plantarán especies de ribera y se construirán elementos de control de la erosión. Estas actuaciones empezarán antes de un mes.


La alcaldesa de Gandia ha realizado una valoración muy positiva de la reunión con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar: señalando que ''continuamos trasladando la voz de los vecinos a administraciones superiores y continúan llegando buenas noticias por parte de los gobiernos autonómico y central. Y además, con mucha celeridad. Como hemos hecho desde el primer momento, seguiremos trabajando de manera incansable para reparar medioambientalmente los daños ocasionados por el fuego y para recuperar la normalidad cuanto antes mejor”.


Diana Morant ha agradecido la proximidad mostrada por Manuel Alcalde, que a petición de Gandia se ha acercado a la ciudad para tratar este tema "que tanto nos está ocupando en las últimas semanas".