Apertura de juicio oral contra el alcalde de Villalonga por prevaricación


El próximo 28 de noviembre, Enric Llorca, deberá comparecer ante el Juzgado de lo Penal nº1 de Gandia para declarar en la apertura del juicio oral que se sigue contra él. Llorca sigue negando las acusaciones y sobre él pende ahora la posibilidad de seguir como alcalde o no.




 

Apertura de juicio oral contra el alcalde de Villalonga por prevaricación

Enric Llorca, alcalde de Villalonga, deberá sentarse en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal nº1 de Gandia el próximo 28 de noviembre. En la causa, ya en vista oral, se abordará en sala si la primera autoridad local prevaricó o no al haber contratado a una persona afín políticamente al PSOE, partido que gobierna en la localidad y por el que Llorca es alcalde.
El Ministerio Fiscal solicita una pena de nueve años de inhabilitación para el ejercicio de cargo público y, lógicamente, la acusación particular representante de un vecino de Villalonga, también reclama la inhabilitación de Llorca.
El propio alcalde, Enric Llorca, ha negado por activa y por pasiva que cometiera delito alguno y siempre ha mantenido su inocencia en la causa. De hecho, tras prestar declaración en la instrucción del caso ante el Juzgado Número 3, el instructor del caso decidió archivar la causa. El vecino acusador, no contento con el resultado presentó recurso ante la Audiencia de València incoando nuevas diligencias y obligando a reabrir el procedimiento que, ahora sí, acabará en juicio oral y público. El hecho de haber dictado apertura de juicio oral contra Enric Llorca complica su futuro inmediato como posible candidato a la alcaldía de Villalonga para 2019 dado que, las líneas rojas marcadas por el PSOE es ese punto donde los cargos electos deben abandonar su estatus y/o militancia.
No hay que olvidar que el PSOE poco a poco va deshojando la margarita, en este caso, la rosa para ir nombrando a los alcaldables según el número de habitantes del municipio en cuestión. En el caso de Villalonga, al ser menor de 20.000 habitantes, podría producirse en enero lo que da un estrecho margen de maniobra al actual alcalde, Enric Llorca, para poder salvar ese escollo.