Un hombre de 51 años es detenido por agredir a su pareja de 28 en Gandia


En la primera asistencia policial, el hombre acompañado por los agentes recogió sus cosas de la vivienda. A la hora, regresó de nuevo y echó a la calle a la mujer y a su hijo de dos años. Un vecino los acogió y alertó a la Policía.




 

Un hombre de 51 años es detenido por agredir a su pareja de 28 en Gandia

Otro caso de violencia machista en Gandia. En esta ocasión, los agentes de la Policía Local acudían este lunes a un domicilio del Raval tras recibir una llamada en el 112 donde el comunicante señalaba la existencia de una pareja discutiendo en plena calle. Cuando las dos dotaciones policiales llegan al lugar, se localiza a la pareja quienes ante los agentes se muestran alterados.
Se habla con la chica de forma apartada y ésta explica a los agentes que se trata de una simple discusión. El hombre, de 51 años de edad, explica ante los policías locales y su pareja, de 28 años de edad, que irá a la vivienda donde ambos residen, cogerá algunas cosas personales y se marchará para así evitar futuras discusiones.

Una dotación de la Policía Nacional acompaña al hombre a recoger las cosas personales que había dicho y, sin ninguna incidencia, se marcha. Los agentes, tras hablar con la mujer, dan por concluido el servicio.

Una hora después, entra una llamada en el 112 donde se alerta que una vecina de la calle está gritando socorro y pedía auxilio porque su pareja la estaba agrediendo. Al dar los datos se comprueba que es la misma calle del servicio anterior pero con una hora de diferencia. Al llegar los policías, el vecino llamante les explica que su vecina estaba pidiendo auxilio en el rellano de las escaleras con su hijo de dos años, por lo que la invitó a pasar a su casa hasta la llegada de los agentes.

Se trata de la misma joven de 28 años del servicio anterior quien se encontraba muy afligida y llorando, explicando esta vez que las discusiones con su pareja son frecuentes, que llega incluso a insultarla y amenazarla, y lo peor, que en varias ocasiones la ha agredido. Y además, tras la discusión de esa tarde, su pareja regresó de nuevo a la vivienda y continuó discutiendo acaloradamente, dándole varios empujones, zarandeándola y mordiéndole en el brazo hasta llegar a echarla por la fuerza de la vivienda con su hijo de dos años. El menor estuvo presente en todo momento en los actos y además  le rompió el teléfono y le quitó las llaves del domicilio.

El agresor, reconoció los hechos e inmediatamente fue detenido por la Policía Local y trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional. La víctima no quiso interponer denuncia contra su pareja y, ante el estado de nerviosismo por lo ocurrido, pidió a la policía ser trasladada a un centro médico para su atención. El menor de dos años se quedó con los padres maternos. El detenido a pasado a disposición judicial.