Rosana Miñana renuncia al acta de concejala por motivos profesionales

Rosana Miñana renuncia al acta de concejala por motivos profesionales

Por
3

La edila de Compromís ha recibido una oferta para incorporarse como Educadora Infantil en la Escuela Municipal El Caragol. Hace ahora siete años se inscribió en una bolsa de empleo y ha sido llamada para trabajar lo que le ha hecho replantearse su situación profesional aunque ya tenía pensado poco a poco ir dejando la actividad política.

Rosana Miñana, concejala de Ocupación y Empresa; de Deportes y también de Recursos Humanos a lo largo de buena parte de la actual legislatura, ha presentado su renuncia al acta de concejala del Ayuntamiento de Oliva. Así lo hizo saber el pasado fin de semana a la asamblea local de Compromís, después de informar previamente a sus compañeros del grupo municipal en el ayuntamiento.

El motivo ha sido exclusivamente una oportunidad profesional, sumado al hecho que hace meses ya había tomado la decisión de no volver a optar a ser concejal, tal como informó al alcalde en su día.

Concretamente, Rosana Miñana ha recibido la oferta para incorporarse como Educadora Infantil en la Escuela Municipal El Caragol. Hace ahora siete años, tras participar en un proceso selectivo y aprobar los exámenes correspondientes, ganó el derecho a formar parte de una bolsa de de trabajo de Educadora Infantil, junto a otras 51 personas más. Recientemente, con motivo de la apertura de una nueva aula, y tras la renuncia de las tres primeras personas de dicha bolsa, le ha llegado el turno a Rosana Miñana. Además, se da la circunstancia que es incompatible trabajar y ocupar un cargo público en la misma administración local.

Miñana volverá así a su trabajo habitual anterior a ocupar el cargo de concejala, puesto que trabajó a lo largo de años en las Escoletes Municipales de Gandia como Educadora Infantil.

La edila ha explicado a los compañeros de Compromís que ''la decisión ha sido muy complicada de tomar'', pero ha añadido que es un tren que profesionalmente no puede dejar pasar ''porque renunciar quiere decir quedarse la última en la bolsa''. Un hecho que no hubiera sido relevante en caso de querer continuar en política.

Según Rosana Miñana, ''acepté la propuesta que antes de las elecciones de 2015 me planteó David González porque suponía todo un reto para mí poder trabajar para tratar de mejorar mi pueblo desde el Ayuntamiento''. Tres años después la edila dice que marcha del consistorio ''satisfecha de haber trabajado de lo lindo con en las áreas que ha gestionado, pero también con la humildad suficiente para reconocer que suya la gestión siempre puede ser mejorable''.

Rosana Miñana valora muy positivamente, a nivel personal, su paso por las diferentes concejalías y departamentos, ''un mundo hasta ahora desconocido para mí'', ha dicho.