Le pega porque quiere salir de casa escotada. Es María y tiene 17 años

Le pega porque quiere salir de casa escotada. Es María y tiene 17 años

Por
7033

Se llama María. No es ficticia la historia ocurrida tan solo una hora después de que finalizara el Día Contra la Violencia de Género. Es una historia real como la vida misma y por muy increíble que pueda parecer sucedida este lunes en nuestro entorno, en Gandia.

Se llama María. No es ficticia la historia ocurrida tan solo una hora después de que finalizara el Día Contra la Violencia de Género. Es una historia real como la vida misma y por muy increíble que pueda parecer sucedida en nuestro entorno: en Gandia.

María, es un nombre falso que le hemos asignado. María tiene 17 años de edad. Es menor de edad, se emancipó y vive con su novio, de 35 años. La madrugada del domingo al lunes, María iba a salir de su casa en Gandia y llevaba una blusa excesivamente escotada. Una prenda de ropa que no gustó al machista de su novio. Y por eso la agredió con una percha. María se protegió con un edredón tapando su generoso escote. Se quería marchar de casa pero su novio no la dejaba y la retuvo. La joven María logró escapar y pedir ayuda mientras corría por la calle asustada. A todos a quienes veía les pedía auxilio sin dejar de correr, y a esa hora de la madrugada había poca gente por la calle. La suficiente para ver la escena y ayudarla. María seguía corriendo y preguntando dónde estaba el cuartel de la Guardia Civil. Los vecinos alertaron al 112 y hasta siete agentes de la Policía Local de Gandia y tres dotaciones policiales acudieron a la llamada.

La menor agredida dijo a los agentes que no es la primera vez que le pega su novio. María se sincera y les dice que en Mallorca ya le propinó un bofetón.

María no tiene teléfono, aunque tenga 17 años y estemos en 2018. María no es una joven cualquiera, o sí lo fue. Lo fue hasta que la violencia machista ejercida por un novio en nombre del amor se cruzó en su camino. Y ahí comenzó su calvario. María no puede llamar a sus amigas porque su novio, de 35 años, le controla todas las llamadas. El machito de turno tiene que estar presente cada vez que María quiere o desea llamar por teléfono. Y para ello, el agresor de María saca su tarjeta SIM del teléfono y se la pone para que María hable delante de él. No es ficticio. Es Gandia. Fue ayer lunes de madrugada. María sigue explicando a los agentes de la Policía Local que sufre vejaciones continuas y que teme por su integridad física.

Los agentes de la Policía Local acompañan a María a un Centro de Salud mientras otros dan una batida por las calles de Gandia y localizaron en las inmediaciones de la Vila Nova y Prado al machista agresor que tiene coartada la libertad de la joven y a la que agrede cuando está solo.

Los policías lo detienen y lo ponen a disposición judicial. Sin duda esta actuación policial  permitió dar con el agresor y ponerlo a disposición de la Justicia. Ahora, puede que María comience a respirar con libertad. Ha dicho basta ya. Y ahora, sí podrá lucir su generoso escote y vivir la vida. Que así sea.