Oliva consigue un acuerdo para la mejora de accesos a la AP7

Oliva consigue un acuerdo para la mejora de accesos a la AP7

Por
120

El Ayuntamiento de Oliva logra un acuerdo entre la Generalitat y el Ministerio de Fomento para avanzar en el desarrollo de los accesos a la AP-7, principalmente en cuanto al anuncio de licitar, en 2019, las obras del denominado enlace sur de Oliva (la Safor).

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, y el secretario general de Infraestructuras han anunciado, entre otras cosas, que el Gobierno central licitará en 2019 las obras de dos de los accesos a la AP-7: el de Ulldecona-Vinarós y el enlace sur de Oliva.
Una noticia esperada desde hace mucho de tiempo, dado que han sido muchas las gestiones realizadas para poder llegar a este punto. Y, sobre todo, por el grave problema que supone el paso de la N-332 por dentro de la ciudad de Oliva. Una situación que afecta negativamente tanto a la ciudadanía olivo como el resto de ciudadanos y ciudadanas de los alrededores.
La N-332 parte Oliva en dos, y por ella cruzan cada día miles de vehículos que colapsan el tráfico en todas direcciones, provocando niveles de contaminación que sobrepasan los límites tolerables y permitidos legalmente (CO2, ruido, etc.), transportan mercancías peligrosas, etc. Lo cual comporta una degradación de la salud y la calidad de vida de las personas, así como de su integridad física.
En el BOE de 25 de abril de 2017 se publicó la resolución favorable del Informe de Impacto Ambiental. A partir de ese momento, el Ministerio de Fomento dispone de 4 años, como máximo, para iniciar las obras (arte. 47.4, Ninguno. II, de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre). En caso contrario, todos los trámites ambientales se tendrían que iniciar de nuevo.
En el BOE de 10 de junio de 2017 se publicó la aprobación definitiva del Proyecto de Trazado de la Conexión Sur de Oliva de la Variante de la Safor.
Solo restaba para redactar y aprobar el Proyecto Constructivo, el cual hace tiempo que había sido elaborado por la Demarcación de Carreteras del Estado en la Comunidad Valenciana, y remitido a la Dirección General de Carreteras para su aprobación (aprobación que no se tiene que someter a información pública, y que no convenía llevar a cabo hasta el inicio del expediente de licitación de las obras, porque no empezaron a generarse derechos de indemnización de las expropiaciones).