Seis meses de cárcel al ser sorprendido robando chatarra en Bellreguard


Estuvo ilocalizable y pretendía alegar dilaciones en el procedimiento. Ahora la Audiencia de València ha confirmado la pena y el delito para un hombre que fue sorprendido intentando robar en el interior de una chatarrería de Bellreguard hace casi cuatro años.




 

Seis meses de cárcel al ser sorprendido robando chatarra en Bellreguard

Los hechos se produjeron a las 15.30 horas del 16 de febrero de 2015, cuando el detenido con ánimo de ilícito enriquecimiento, se dirigió a la chatarrería Recuperaciones Gandia, situada en la avenida de la Safor nº 19 de Bellreguard. Una vez allí, accedió al interior de la misma trepando por el muro de unos tres metros de altura que rodea su perímetro y, desde una especie de tejadillo, cogió varios tubos de cobre y los lanzó al exterior. El detenido fue descubierto por un trabajador de la empresa, deponiendo su actitud sin apoderarse de ningún objeto y sin causar daño o desperfecto alguno.

El Juzgado de lo Penal nº 1 de Gandia lo condenó como autor de un delito de robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa a seis meses de cárcel y al pago de las costas procesales. El abogado del condenado interpuso, ante la Audiencia de Vaència, un recurso contra la sentencia, primero acusando al tribunal de error en la valoración de la prueba; y en segundo lugar, por dilaciones indebidas.

En cuanto al error en la valoración de la prueba, los testigos tanto el trabajador que lo sorprendió como los agentes del Equipo Roca de la Guardia Civil de Gandia que acudieron al lugar ha realizar la inspección ocular, se reafirmaron sin incurrir en error alguno.

Sobre las demoras judiciales, los hechos y la denuncia ocurrieron el 16 de febrero de 2015 y se abrió juicio oral del 25 de junio (tres meses) pero no se dictó auto en el juzgado de lo Penal de Gandia hasta el 28 de abril de 2017 (dos años y dos meses después) y la sentencia se dicta el 11 de julio de 2018, por lo que al entender del abogado defensor, el procedimiento ha estado pendiente de sentencia durante casi dos años.

La Audiencia de València le da un revés al letrado defensor admitiendo que, si bien es cierto que han pasado 15 meses desde el inicio de las actuaciones no es menos cierto que al acusado no se le pudo encontrar para citarlo, aún sabiendo que había quedado en libertad con cargos y debía comunicar al Juzgado el cambio de domicilio, por tanto la demora de la causa es, en parte, imputable al mismo.
Por todo ello, la Audiencia de València ha ratificado la pena impuesta por el juzgado gandiense y lo condena a seis meses de cárcel como autor de un delito de robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa.