Sanitat implantará el parto no medicalizado en los hospitales de la Comunitat


La salud de madres y neonatos es un punto clave en el programa sanitario para los próximos año Blasco: “Cada día avanzamos y conseguimos una atención más humana y cercana al ciudadano”




 

Sanitat implantará el parto no medicalizado en los hospitales de la Comunitat

El Plan de Salud presentado esta semana por el conseller de Sanitat, Rafael Blasco, incluye como una de sus novedades la salud perinatal. Dentro de esta área, la Conselleria ha planteado objetivos como la atención ginecológica con un parto humanizado, la promoción de la lactancia materna, la reducción del porcentaje de nacimientos pretérmino y la posibilidad de realizar un diagnóstico preimplantacional.

"Este Plan de Salud busca la equidad en el acceso al sistema sanitario, además de promover la salud en los colectivos más vulnerables. De este modo, centrar la atención en los recién nacidos y en las madres, algo que no estaba contemplado todavía, supone un punto clave en los programas sanitarios", ha señalado Rafael Blasco.

En 2006, nacieron en la Comunitat Valenciana 36.805 niños. La mayor parte de las madres tenía más de 30 años, mientras que hace dos décadas, la edad media estaba entre los 20 y los 29 años. Este aumento de la edad de la madre y el incremento de los tratamientos de infertilidad han provocado un aumento en la prematuridad de los recién nacidos.

En este sentido, la conselleria de Sanitat con el objetivo de mejorar la salud de recién nacidos y madres, va a incentivar la promoción de la salud de la mujer con una especial atención al proceso de la maternidad. Para conseguir estos propósitos, la Conselleria va a establecer un Plan de cuidados centrado en el desarrollo dirigido a los neonatos y a sus familiares.

Parto no medicalizado: un trato más cercano con la madre

Dos de los proyectos que ya están en marcha y se extenderán por todo el sistema sanitario público valenciano son la humanización y desmedicalización de la asistencia del parto, facilitando una mayor participación de la pareja, así como la creación de un entorno favorable para la lactancia materna.

Según el conseller de Sanitat, Rafael Blasco, "la extensión de esta práctica, en aquellos casos sin riesgos, supone una clara apuesta del Consell por la humanización de la asistencia en procesos tan importantes en la vida de las personas, como es el nacimiento de un hijo".

Esta alternativa para dar a luz se realiza siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Sólo los partos de bajo riesgo pueden realizarse de este modo, que contempla la posibilidad de parir sin realización de episiotomías, sin utilizar enemas si no es necesario y sin administrar oxitocina. El proceso también suprime la monitorización continua del feto, favorece la movilidad de la mujer durante el parto y respeta la posición que elige y está asistido por matronas.

La Conselleria propone una alternativa a la camilla del quirófano para dar a luz. Se trata de una silla donde la mujer puede parir sentada, acompañada de quien ella elija. Además, para soportar los dolores, tiene una gran pelota que le ayuda a realizar unos ejercicios que disminuyen el sufrimiento.

De este modo, el parto se trata de una forma completamente distinta. Tal y como ha matizado el conseller Blasco, "no significa que antes no fuera un proceso humanizado, sino que se logra que el momento sea más familiar y agradable, atendiendo a las mujeres según sus necesidades específicas".

Esta práctica está instaurada en el hospital de La Plana de Castelló, donde el 60% de las mujeres que van a dar a luz optan por este sistema, y se extenderá durante los próximos años por todos los centros hospitalarios de la Comunitat.

Mejor salud para la madre y el bebé: la lactancia materna

Tras el parto, cada vez son más las madres que optan por comenzar la alimentación del bebé a través de la lactancia materna. Aunque su práctica había disminuido durante los años setenta, la lactancia vuelve a ocupar un punto importante dentro de los programas de promoción de la salud, tanto de los niños como de las madres.

Según los expertos, es el alimento más adecuado y natural durante los primeros años de vida, pues proporciona los nutrientes necesarios para un crecimiento adecuado y se adapta a la función digestiva del bebé.

La leche materna se adecua en cada momento a las necesidades del niño y, por eso, es diferente según el momento, ya que cambia en la madre a lo largo de los meses de lactancia (durante los primeros meses contiene más proteínas y agua y al final más grasa).

Los beneficios para la salud son tanto para los lactantes como para las madres. Por un lado, proporciona la alimentación ideal al lactante y contribuye a su desarrollo y crecimiento, además de reducir la incidencia y la gravedad de enfermedades infecciosas. Por otro lado, favorece la salud de la mujer al reducir el riesgo de cáncer de mama y de ovario, ya que se aumenta el intervalo entre embarazos, y proporciona a las madres un gran sentimiento de satisfacción.