Villalonga celebró su primer concurso de ''Blat Picat''


Con gran éxito por la afluencia de público, la localidad de Villalonga ha celebrado su primer concurso popular de ''Blat Picat'', un tradicional plato culinario que se cocinaba tradicionalmente en los domicilios, sobre todo en época hivernal, y que se está perdiendo en muchas zonas. Se trata de un exquisito plato, cuyo elemento más característico es el trigo y que en Villalonga aún se conserva. A través de dicho plato, se pretende promocionar el municipio a nivel turístico.




 

Villalonga celebró su primer concurso de ''Blat Picat''

#foto2der#Aunque en un principio se poyectó el concurso para profesionales de la gastronomía, finalmente el consistorio decidió hacer que fuera popular para dar la opción a las amas de casa de la localidad, que todavía incluyen en sus menús diarios el exquisito plato del "Blat Picat", las que pudieran hacer una jornada gastronómica especial para el municipio.

Seis parejas han sido las que finalmente han concursado, y también han colaborado establecimientos de restauración, todos ellos de la zona, ya que la tradición del blat picat se ha ido perdiendo paulatinamente. Según Rosa, una de las cocineras y tercera clasificada, la culpa son las prisas de la vida moderna, ya que para cocinar este delicioso guiso, se necesita sobre todo mucha paciencia y cuatro horas de cocción a fuego lento.

#foto3izq#Ahora el consistorio, con su alcalde Juan Rós a la cabeza, y en colaboración con la Diputación de Turismo y su responsable, Toni García, han decidido apoyar claramente la recuperación del plato típico de la zona, para convertirlo "en la bandera de la localidad", y que sirva también como revulsivo dentro del mercado turístico, en el que Villalonga pretende convertirse en un nuevo referente.

#foto4der#La respuesta del público ha sido muy buena, la plaza donde se ha realizado la elaboración del plato estaba durante toda la mañana, muy concurrida, y a las 14.00 horas, han sido muchos los vecinos que se han acercado a degustar el blat, tanto el que habían cocinado las asociaciones de amas de casa de Villalonga y Lorxa, como los que habían cocinado los restaurantes colaboradores, con variaciones modernas como la presentada por "Kiko Port"