El Mosquit se niega a cerrar el casal


La falla San Nicolau- Mosquit de Gandia ya tiene licencia de apertura, por lo que a priori podría mantener abierto su casal, ya que la sentencia dictada por el juzgado de instrucción número 4 de Valencia, se basaba en el hecho de que el Ayuntamiento no había tramitado la pertinente diligencia.




 

El Mosquit se niega a cerrar el casal

No obstante, el auto dictado por la juez que instruye el caso es de obligado cumplimiento, por lo que a lo largo de la jornada de mañana será clausurado el casal, después de que ayer el Ayuntamiento ratificara esta decisión judicial, dado que de haberse negado, el consistorio hubiera cometido prevaricación.

 

En este momento, la única posibilidad que existe es realizar un recurso de apelación, no obstante el resultado como pronto llegaría en quince días, se decir, cuando las fallas ya hubieran pasado. Aunque, a día de hoy esta comisión posee una carpa, que está totalmente autorizada, lo cierto es que en el casal se encuentran las oficinas, los cuartos de baño, los estandartes, las bebidas que se han comprado para fallas, en definitiva todos los enseres para desarrollar una semana fallera con normalidad; por lo que supondría un gran trastorno para esta comisión no poder acceder a ellos.

 

El secretario de San Nicolau, Antonio Martí ha asegurado que “no vamos a permitir que nos cierren el casal, porque tenemos licencia de apertura y hemos cumplido con toda la legalidad, así que lo que tienen que hacer es aclararse primero ellos”, en referencia al Ayuntamiento y los tribunales.

 

Martí explica que la comisión se encuentra totalmente adecuada a las normas de insonorización y seguridad. De hecho, asegura que la comisión se ha gastado 30.000 euros en adecuar el casal y por tanto, “resulta sorprendente, que nos veamos en esta situación a tan sólo tres días de Fallas”.

 

La Falla se niega a cerrar el casal, porque aseguran que no tienen otra alternativa de cara a las fiestas josefinas, pero critican que de nuevo la licencia que se les ha otorgado, los cataloga como sala polivalente, por lo que la ambigüedad respecto a la catalogación de los casales falleros continúa presente.

 

Por su parte, el alcalde de Gandia, José Manuel Orengo ha señalado que en estos momentos, se produce una contradicción de dos derechos, ya que por una parte se debe ejecutar el auto de cierre, y por otra, se debe recurrir la decisión judicial. En cualquier caso, ha señalado que se está “tratando de arbitrar la mejor solución posible buscando el beneficio del común de los ciudadanos”.