Oliva presenta un presupuesto municipal de 24 millones de euros


El concejal de hacienda de Oliva, Vicent Sabater, ha sido el encargado de presentar el documento presupuestario para 2007. Un documento que presenta un leve aumento con respecto al año anterior, tan sólo un 1.27% y que ha sido calificado por parte del edil como realista en los ingresos, moderadamente expansico en los gastos y de transición en las inversiones. Este escaso aumento se debe, según Sabater, a que nos encontramos ante un presupuesto de año electoral, y no han querido dejar comprometida a la próxima corporación




 

Oliva presenta un presupuesto municipal de 24 millones de euros

24 millones de eruos, frente a los 23.700.000 euros del año pasado, es la variación presupuestaria que ha presentado el equipo de gobierno de Oliva para el ejercicio de 2007.

El concejal de Hacienda, Vicent Sabater, ha asegurado en rueda de prensa, que se trata de un presupuesto contenido, dado que nos encontramos en año electoral, y por tanto, las inversiones son las necesarias, pero sin el expansionismo realizado el pasado año.

Por otro lado, asegura el concejal, con los buenos resultados de la liquidación del pasado ejercicio, dado que se va a producir un importante superávit que permitirá desarrollar más inversiones de las que aparecen en el presupuesto.

Se trata de presentar un documento ajustado a la realidad y que no hipoteque la acción política de la próxima corporación, ya que nos encontramos en año electoral.

Según el edil, el motivo por el que se ha retrasado tanto la aprobación del presupuesto, es porque ya viene adaptado a la nueva Relación de Puestos de Trabajo, y a la nueva plantilla de funcionarios municipales, dos asuntos que quedaban pendientes y que ya se han conseguido.

Además, como aspecto destacado del presupuesto, el concejal ha mencionado el aumento de los ingresos provenientes de impuestos y tasas municipales, pero eso sí, sin que se haya producido una subida impositiva, sino porque se recauda más y mejor. También ha destacado el aumento ligero en los gastos financieros, dada la subida del euribor, pero con una bajada importante en el préstamo solicitado.

Un presupuesto que mantiene el nivel de endeudamiento muy por debajo de lo que marca la ley y que permite seguir cumpliendo el plan de reducción de deuda.