Las vacaciones del IMSERSO en peligro por la acumulación de pérdidas durante los últimos años en el sector hotelero


Los hoteleros españoles exigen ver mejoradas sus condiciones económicas de participación en el programa de vacaciones para los mayores




 

Las vacaciones del IMSERSO en peligro por la acumulación de pérdidas durante los últimos años en el sector hotelero

El IMSERSO se encuentra ultimando ya los detalles del pliego de condiciones, del que será el nuevo PROGRAMA DE VACACIONES PARA MAYORES, que se publicará y adjudicará en las próximas semanas y empezará a distribuir clientes entre las principales zonas turísticas españolas a partir del mes de octubre de 2007.

Para este nuevo Programa, los representantes del sector hotelero han mantenido conversaciones con los responsables del IMSERSO y del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, a fin de ver mejoradas sus condiciones económicas y operativas de participación, ya que de los informes manejados por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), se desprende que los hoteleros españoles acumulan pérdidas derivadas de su participación en este programa que ascienden a casi el 13% de los ingresos en la última temporada cerrada (2005-2006).

Sin embargo, la participación hotelera en el programa IMSERSO es fundamental y no sólo porque el alojamiento y manutención deba ser considerado como el elemento principal de las vacaciones de nuestros mayores, sino porque casi el 80% del empleo creado por este programa recae en las empresas hoteleras participantes. Este empleo genera cuantiosos ingresos para las arcas públicas y además evita determinados gastos como serían las prestaciones por desempleo en caso de que el hotel se viera obligado a cerrar durante la temporada de invierno.

El Programa de Vacaciones para Mayores es una de las inversiones más rentables que realiza el Estado, ya que de cada euro que invierte en el Programa, recibe 1,85 € como consecuencia de los impactos totales en seguros sociales, impuestos tanto directos como indirectos y ahorro de prestaciones por desempleo.

Durante la temporada 2005-2006, el Estado aportó al programa algo más de 57 millones de euros y recibió del mismo 106 millones de euros por los conceptos antes mencionados.

La pérdida de rentabilidad para el sector hotelero ha hecho que hayan saltado todas las alarmas sobre la necesidad de replantear, de nuevo, la estructura de este Programa e introducir mejoras y novedades sustanciales que permitan continuar el importante trabajo de promoción, tanto de la actividad empresarial en zonas turísticas, como estrategias claves de desestacionalización, como la promoción de los viajes turísticos para nuestros mayores contando con una subvención pública para facilitar el acceso al mismo.