Importante superávit en el año 2006 en Oliva


El gobierno municipal de Oliva ha cerrado el ejercicio económico de 2006 con el mayor superábit de su historia, más de 2.300.000 euros que van a destinarse a dos funciones fundamentales, por un lado a incrementar las partidas de gasto corriente, y por otro lado, a inversiones. En este segundo apartado se destinan más de 1.7 millones de euros, con lo que se complementa el presupuesto municipal de forma importante. El resultado económico ha sido calificado por el concejal Vicent Sabater, como el más satisfactorio de Oliva y la muestra de que un gobierno que actua con contención puede cubrir las necesidades de Oliva incrementando la calidad de vida de sus vecinos sin incrementar la deuda municipal




 

Importante superávit en el año 2006 en Oliva

Más de 2.300.000 euros de superhávit es el resultado del ejercicio económico del Ayuntamiento de Oliva, tal y como confirmaba ayer el concejal Vicent Sabater.

Con este resultado, el edil socialista entiende que de forma evidente se le quita la razón a aquellos partidos políticos, fundamentalmente PP y UV, que aseguraban que el gobierno no estaba controlando el gasto y que realizaba despilfarros de última hora, gastando dinero a manos llenas de cara a los próximos comicios.

De los 2.3 millones de euros, una parte importante, 1.7 millones se va a destinar a inversiones, motivo por el cual, Sabater justificaba que en los presupuestos, las inversiones se hubieran reducido en un 50%, ya que con esta nueva suplementación presupuetaria, “se van a realizar las inversiones necesarias para garantizar la mejoría de los ciudadanos de Oliva”.

El tercer aspecto que Sabater ha querido destacar en la presentación de la liquidación, es que se ha vuelto a reducir el endeudamiento municipal, situándolo en un 72%, lo que confiere a la próxima corporación un margen de maniobrabilidad muy importante.

¿Dónde están las claves de tan buen resultado económico?, según el gobierno socialista, no en la falta de inversiones como asegura la oposición, sino en el control del gasto y sobre todo en la mejora de los ingresos provenientes fundamentalmente del IBI de Rústico, el Impuesto de Construcciones y de las Transferencias del Estado, que se han visto muy incrementadas en el pasado año, sin que el edil pueda explicar el motivo de dicho incremento