Temas tratados y conslusiones de la Zona ZAS


El pasado 26 de marzo tuvo lugar la reunión, llegándose a las siguientes conclusiones




 

Temas tratados y conslusiones de la Zona ZAS

Apuesta por la compatibilidad del ocio y el descanso.

 

Gandía como destino turístico cuenta con una tipología específica de turistas/residentes con modelos de comportamiento muy diversos entre sí. Residente habitual, estudiante, turista de segunda residencia, inserso, residente desplazado (de Gandía y poblaciones limítrofes), turista de hotel, turista alquiler, turista joven de alquiler….Esta diversidad y los distintos objetivos que mueven al visitante a desplazarse a nuestra ciudad provocan que el ocio y el descanso puedan llegar a ser incompatibles.

 

Por este motivo necesitamos la colaboración activa de todas las partes implicadas, para conseguir consensuar el modelo de playa compatible para todos, algo con lo que afortunadamente contamos ya que hay una implicación y voluntad de colaboración por ambas partes.

 

No podemos, sin embargo, centralizar como problema principal de la playa de Gandía la posible declaración de Zona Acústicamente Saturada de la Plaça del Castell. Sino que tenemos que ir más allá y plantear una serie de necesidades que junto con una batería de acciones y medidas correctoras hagan de la playa de Gandía un lugar para residir todo el año, atractivo para el turista y el empresario. Algo por lo que abogan, sin lugar a dudas, tanto los representantes de la asociación de vecinos como por parte de Asemhtsa y sus representantes del sector del ocio nocturno, ya que consideran que debemos agotar otras vías posibles, poniendo en práctica la mencionada batería de acciones, entre las que se incluirían: control del cumplimiento de la legislación, autocontrol del sector, creación de la figura del mediador social del ocio, realización de diversas Campañas de Concienciación Social, incremento de dotaciones públicas en relación al ocio, control de la actividad comercial nocturna, planificación del ocio ciudadano.

 

 

Boom turístico de los años 60, consecuencias para la playa

 

El incremento desmesurado, en ausencia de planificación, de la playa de Gandía ha provocado que en la actualidad nos encontremos frente a un destino turístico, principalmente de segundas residencias, cuyo uso fuera de la temporada estival es completamente nulo, con la consiguiente estacionalización del destino.

 

La masificación del destino hace que lleguen nuevos turistas, que crean muchas oportunidades de negocios, llevadas a cabo en ocasiones por NO profesionales, con la consiguiente pérdida de calidad y guerra de precios, para poder encargarse de turista-masa.

 

 

Situación actual de la playa.

 

La playa de Gandia sigue siendo un destino principalmente de segundas residencias.

La disminución del periodo estival se hace cada día más evidente, reduciendo la temporada alta prácticamente al mes de agosto. El modelo de turista actual dificulta la desestacionalización del destino, pero se pueden potenciar los fines de semana

 

La llegada de estudiantes y los viajes de Inserso fuera de temporada han ayudado a mantener “viva” la playa durante los meses de invierno, estamos en un momento de transición en el que la playa comienza a aumentar el número de residentes habituales durante todo el año

 

El aumento desmesurado de los precios (alquileres), ha provocado la perdida de cuota de mercado, turistas con poder adquisitivo medio viajan a destinos lejanos y paradisíacos por un precio similar al que nosotros ofrecemos y con más atención y servicios al turista

 

El empresariado se encuentra en una situación delicada debido a la gran cantidad de pagos a los que tienen que hacer frente (impuestos, trabajadores, seguros, materia prima…), todo esto unido al aumento de obligaciones y nuevas prohibiciones por parte de la administración pública (ley del tabaco, auditorias acústicas, Prevención de riesgos Laborales…)

 

 

 

Situación futura de la playa

 

El modelo de turista de segunda residencia empieza a formar parte del colectivo de jubilados. Como consecuencia contaremos con una disminución del número de turistas (debido al aumento de la edad y la imposibilidad de viajar) y contaremos con un gran número de turistas residentes ancianos, mucho menos tolerantes y con menor poder adquisitivo.

 

Con la disminución de propuestas de ocio y la ausencia de algunos servicios, no conseguiremos que la población joven que ahora reside en la playa, elijan la zona para residir todo el año, además de que según crezcan los hijos de los propietarios (tanto adolescentes, como parejas jóvenes) tampoco decidirán elegir Gandia como destino de sus vacaciones por la ausencia de ocio y de algunos servicios.

 

 

Conclusiones y propuestas.

 

1.       Hay que comenzar a plantearnos que la playa de Gandia (no solo el Grao), sea un barrio más de la ciudad, hay que potenciar los cimientos de una “nueva ciudad” con una población joven que resida en la playa todo el año.

 

2.       La llegada de 2 modelos de turistas/residentes nuevos, como son el inserso y los estudiantes han ayudado a reducir la estacionalidad, algo positivo tanto para los empresarios como para los propios vecinos (esto nos ayudará a la hora de demandar servicios)

 

3.       Parkings: Se debe conseguir que el parking de primera línea (al menos en el primero de sus tramos) amplíe el horario fuera de los meses exclusivos de verano, comenzando por junio y septiembre como puentes, pascuas…

 

Promover una colaboración entre los comercios y la empresa que gestiona el parking de la zona del club náutico para facilitar el parking a los clientes y turistas, regulando así y evitando molestias de transito y tráfico de coches y personas.

 

Decidir un espacio donde puedan estacionarse los autobuses que transportan turistas y visitantes que pasan cortas estancias en Gandia, para evitar el colapso del transito y la pérdida de plazas de parking durante el tiempo en el que se encuentran detenidos.

 

4.       Potenciar la creación de una ‘escoleta’ durante todo el año, para que tanto los posibles jóvenes residentes e incluso trabajadores de la playa tengan un lugar cercano para dejar a sus hijos.

 

5.       Plantear una nueva linea del “urbà” que comunique la playa, comenzando por los meses de verano y concretando horarios.

 

6.       Necesidad de contar con servicios bancarios en la zona de playa

 

7.       Ampliar y mejorar los servicios sanitarios a la zona de playa, dotando a ésta con un nuevo centro de salud.

 

8.       Dotar a la playa de servicios básicos de gestión de la administración.

 

9.       Crear al menos un nuevo código postal para la playa, gestionando así mejor el correo.

 

10.   En conclusión crear un clima adecuado de servicios y de número de población para poder conseguir que se pueda vivir sin problemas en la playa durante todo el año.