El Consell inicia en Gandia una campaña contra las plataformas petrolíferas


El 19 de agosto se anunciaron en el BOE las intenciones de la empresa petrolífera Med Oil de realizar prospecciones petrolíferas en las costas valencianas. Desde entonces el desasosiego ha reinado en las diferentes cofradías de pescadores de la Comunidad Valenciana, por este motivo, el presidente de los pescadores de Gandia, Domingo Ciurana ha instado al conseller Esteban González Pons a que se reúna con los afectados para explicarles no sólo las implicaciones que tendría para el sector la instalación de plataformas petrolíferas, sino también las posibles acciones para impedirlo. Un acto en el que han estado presentes el candidato del PP por Gandia, Arturo Torró, el presidente de NNGG Gandia, Víctor Soler y el presidente comarcal, Salvador Enguix.




 

El Consell inicia en Gandia una campaña contra las plataformas petrolíferas

Ciurana arrancaba este compromiso al conseller en Gandia, durante la presentación de la campaña “¡No” a las plataformas del PSOE”. Una recogida de firmas que ha sido apoyada por todos los alcaldes y alcaldables del PP en la comarca de La Safor. #foto2der#

 

González Pons ha  señalado que los pescadores de Valencia ya están informados de esta situación, pero que en Gandia se desconoce la problemática porque “el Ayuntamiento de Gandia está escondiendo este tema y no está informando a sus pescadores del impacto de las petrolíferas ni de las desaladoras, ya que antes son socialistas que gandienses".

 

No obstante esta no es la única iniciativa en este sentido llevada a cabo por el Consell, ya que han interpuesto un recurso jurídico administrativo contra la autorización gubernamental  otorgada a la empresa británica Med Oil, dado que Rodríguez Zapatero “castiga a la Comunidad Valenciana”, señala.#foto3izq#

 

González Pons,  ha señalado que las prospecciones petrolíferas autorizadas por el ministro Joan Clos afectarán a una superficie de 235.000 hectáreas del Golfo de Valencia, que se dividirá en cuatro cuadrantes de aproximadamente 79.000 hectáreas, uno de los cuales afecta directamente a la costa gandiense.

 

Las tareas de prospección constan de dos fases. Durante la primera se determinan las características de sustrato del fondo marino y se establecen las posibilidades de hallar petróleo. En la segunda fase, se realizan las perforaciones en las zonas escogidas para tomar muestras.

 

Respecto a las técnicas, en la primera, se instala una red de cañones que producen unas ondas sísmicas que pueden alcanzar 280 decibelios, “lo que equivale a un millón de mascletaes disparadas a la vez”, señala González Pons y apunta que “este bombardeo acústico tiene efectos letales para la fauna marina y afecta a la población de cetáceos, especialmente a la de tortugas, que en verano nos sirven de barrera para una invasión de medusas”. Este tipo de trabajos produce cambios en el comportamiento natatorio de los peces y las capturas pueden reducirse entre un 40 y un 70%.

 

En la segunda fase, las perforaciones remueven el lecho marino por lo que se ensucian  las playas “y las convierten en impracticables para el baño, ya que se llenan de chapapote". Esto unido a los posibles escapes de aceite y crudo, impedirían que cualquier playa de la comarca de La Safor volviera a obtener cualquier certificado de calidad.