EU-Entesa reclama que se instalen semáforos adaptados para invidentes en las principales calles de Gandia


Para Esquerra Unida-Entesa la accesibilidad para personas con alguna discapacidad física sigue siendo una asignatura pendiente en Gandia a pesar de algunas mejoras realizadas.




 

EU-Entesa reclama que se instalen semáforos adaptados para invidentes en las principales calles de Gandia

Según el candidato de EU, Xavier López, buena prueba de este hecho es que en Gandia resulta casi imposible encontrar semáforos adaptados para peatones invidentes, aún cuando, según las estadísticas, los invidentes representan el 22% de las personas con alguna discapacidad.

 

Por este motivo, EU-Entesa ha reclamado hoy la instalación de semáforos con avisadores de sonido para invidentes. Se trata de semáforos que, conectados a un ordenador, emiten dos sonidos diferentes para indicar cuando el semáforo está en verde y cuando está en intermitente. Para saber que un semáforo es sonoro, quien tenga una discapacidad visual debe palpar el palo en busca del altavoz. Además, algunos semáforos sonoros incorporan una flecha en relieve que vibra e indica la dirección correcta del cruce peatonal.

 

Según Xavier López, se hace necesaria la instalación urgente de estos tipos de semáforos en las calles y avenidas de Gandia con mayor densidad de tráfico, como por ejemplo la Avenida República Argentina, la Avenida de Alicante o el Paseo de las Germanías, entre otras.

Indicar, además, que estos sistemas son de gran ayuda, no sólo para las personas con deficiencias visuales, sino también para otros colectivos como los enfermos de de Alzheimer o los niños.

 

El candidato de Izquierda Unida ha recordado que la instalación de semáforos adaptados para invidentes cuenta con el apoyo de la Fundación ONCE y del IMSERSO.

 

Xavier López ha aclarado que las posibles molestias a los vecinos que hasta ahora generaban estos tipos de dispositivos se han paliado con la introducción de nuevas tecnologías, como por ejemplo el sistema Ciberpas. Este sistema, que se utiliza en otras ciudades como Barcelona, consiste en proporcionar a las personas invidentes un mando a distancia porque el sonido sólo se activa cuando alguien así lo requiere.

Otra mejora de cara a no ocasionar molestias al vecindario, es que los nuevos semáforos sonoros tienen la capacidad de regular el volumen en función del ruido ambiental. De este modo, en horas de poco tráfico, el sonido será mucho más suave, disminuyendo así el nivel de contaminación acústica.