Torres Cámara asegura que los trámites de la construcción de la ciudad de ocio van a buen ritmo


El proeycto, aunque parecía dormido, se ha ido trabajando de forma continuada durante los últimos meses, ya que se han elaborado más de 30 informes para 16 organismos diferentes. Se ha adecuado el proyecto a la nueva ley urbanístiva valenciana y se han realizado estudios sobre la conveniencia y rentabilidad de la zona de ocio y comercio. Todo está ya a punto, a falta únicamente de un informe, lo que hace pensar que las obras se inicien de forma casi inminente. Unas obras que dotarán a Oliva de 10 salas de cine, espacios de comercio, espacios deportivos y 2.000 viviendas, de las cuales 600 serán de protección oficial




 

Torres Cámara asegura que los trámites de la construcción de la ciudad de ocio van a buen ritmo

Dentro del edificio dedicado a ocio y comercio, Torres Cámara ha diseñado la actividad basándose en los estudios realizados por una empresa especializada en la materia, que previamente al proyecto, ha estudiado a fondo la fisonomía comercial de Oliva, una ciudad con predominio de pequeño y mediano comercio, al cual se le dará preferencia a la hora de ocupar los espacios comerciales, según el representante de la empresa, Manuel Monsergas. En principio, la potencialidad del complejo, corresponde a la atención de un entorno poblacional de 44.000 personas. Teniendo en cuenta que en el momento del estudio Oliva contaba con 26.000 habitantes, el resto de público, se piensa captar de la zona sur de la ciudad de Gandia, vecinos de la Safor, Dènia y Ondara, además de los propios vecinos de Oliva. Para poder facilitar su acceso al centro de Ocio, se ha planificado la construcción de un aparcamiento con capacidad para 1.300 vehículos, la mayoría en superficie, pero también se proyecta una parte de ellos en zona subterránea.

De la parcela de construcción, que en un principio ocupaba 47.000 metros cuadrados, la empresa va a construir 22.000, pese a que podrían construir hasta 31.000, pero han optado por una construcción más esponjosa y diáfana. Así el espacio del centro se va a dividir, conforme los estudios previos realizados de la siguiente manera: un 65% del espacio se dedicará al ocio, que se ubicará preferentemente en la segunda planta y contemplará la instalación de 10 salas de cine o mini cines, restaurantes temáticos, cafeterías y bares. En la planta primera, aunque también se piensa ubicar algún establecimiento de cafetería, el mayor espacio se destinará a otros comercios de la siguiente manera, el 25% del global se destinará a establecimientos de textil, calzado y hogar, y el 10% restante a establecimientos de telefonía, farmacia, belleza, prensa y otros.