El consistorio aboga por la protección total de la playa de L'Ahuir


La playa de l’Ahuir y su protección ante la dictadura del ladrillo ha vuelto a ser tema de debate en el pleno de Gandia, tras el anuncio del consistorio de adquirir la totalidad de las propiedades de la citada playa para declararla parque natural protegido. No en vano, se trata de una playa virgen del litoral valenciano, con gran un patrimonio en fauna y flora y gran valor dunar, el cual está tipificado como LIC (Lugar de Importancia Comunitaria).




 

El consistorio aboga por la protección total de la playa de L'Ahuir

Desde Gival-Coalición Valenciana, Joaquín Faus ha calificado de “atraco a mano armada”, el precio de tres euros por metro cuadrado que ha establecido el consistorio, “ya que esto supondría 450.000 pesetas por hanegada, lo que se traduce en una burla al entendimiento de las personas que se merecen que se les pague un precio justo”.

 

El Gobierno se aboga por la titularidad pública de esta zona, ya que según explica el alcalde de Gandia, José Manuel Orengo, “esta zona nace de la acción de los tractores que han acabado ganándole terreno a las dunas y por esa razón, la Dirección General de Costas decidió abogar por adquirir y proteger esta zona, llegando a realizar una expropiación si no se llegaba a un acuerdo con los propietarios”.

 

#foto2izq#Actualmente, el principal propietario de esta zona es la empresa Rústicas, S.A. que adquirió propiedades con expectativas de que se revalorizara la zona, cuando se terminara el terreno construible en la playa de Gandia, no obstante el coste de la zona se encuentra estancado. El resto de propietarios son pescadores, alrededor de 15, que al igual que en el caso de las fincas que adquirió Rustica han ampliado parte de sus terrenos con el paso de los años y sin que existiera una adquisición tácita, no en vano la intención del consistorio de establecer la titularidad pública de esta zona data de los años 60.

 

No obstante, el socio de gobierno de los socialista, el Bloc-Esquerra Verda ha asegurado que para lograr una verdadera protección, la Dirección General de Costas debería ampliar la protección 100 metros más, de manera que la zona a proteger superaría los 200 metros, desde la línea del mar.