El martes por la mañana se colocaba la “primera piedra” de la futura planta de desnitrificación que se construirá en el municipio de Gandia.


El martes por la mañana se colocaba la “primera piedra” de la futura planta de desnitrificación que se construirá en el municipio de Gandia, bajo el nombre Ullal del Bou, y que será ya una realidad a finales de 2005 y, se espera, empiece a funcionar en enero de 2006. Esta planta se integra en un proyecto desarrollado por el Grupo Aguas de Valencia, en colaboración con el consistorio gandiense, y se prevé que alcance una producción total de 16.000 metros cúbicos de agua potabilizada al día. Con una inversión que supera los 17 millones de euros, la planta ofrecerá a los ciudadanos y visitantes del municipio un agua potable que tendrá un nivel de nitritos de 25 miligramos por litro, la mitad de la cantidad máxima permitida. El acto ha contado con la presencia del Alcalde de Gandia, José Manuel Orengo, de representantes de Omnium Ibérica, empresa que gestiona la red de distribución de aguas, y otros representantes de los grupos políticos que conforman el gobierno local gandiense. Concretamente, el responsable del área de Medio Ambiente de este consistorio, Joan Francesc Peris, ha querido destacar que esta planta “podrá recuperar el 90 por ciento del agua tratada para un consumo humano, y el 10 por ciento restante se destinará para usos secundarios como la industria, el riego o el baldeo de calles”. Además, el concejal ha anunciado que se prevé la construcción, para el próximo año, de dos plantas potabilizadoras más en la ciudad, “una en la zona del Roís de Corella y otra en la zona de Benipeixcar, que completarán la red de potabilización del agua por el sistema de la electrodiálisis”, ha señalado Peris.




 

El martes por la mañana se colocaba la “primera piedra” de la futura planta de desnitrificación que se construirá en el municipio de Gandia.

La ciudad de Oliva asistió durante la pasada semana al Salón de Turismo de Toulousse en Francia para promocionar fundamentalmente su oferta de camping y caravaning.

Al parecer, el turista de la zona, es aficionado al turismo de camping y tiene tradición de desplazarse hasta España y en concreto hacia Tarragona. Teniendo en cuenta que en Cataluña las instalaciones cierran en hinvierno, y en Oliva no, lo que se pretende es poder captar a estos turistas para un turismo de fuera de temporada, con estancias cortas o medias y que pueda estar complementado con el comercio, el patrimonio y el ecoturismo