La Junta de Distrito del Raval se reunía en la tarde del martes para aprobar, discutir y presentar diversas medidas.


La Junta de Distrito del Raval se reunía en la tarde del martes para aprobar, discutir y presentar diversas medidas. La primera, la concesión de ayudas económicas a cuatro proyectos de los presentados por asociaciones del barrio, por un valor de 4.170 euros. A los beneficiarios, por votación, se les ha concedido una parte proporcional de esas ayudas, en función de los votos obtenidos por los miembros de la Junta. El primero, y por lo tanto, el más votado, el presentado por el AMPA del Colegio Sant Francesc de Borja, ha contado con un volumen de ayudas del 40 por ciento del presupuesto (1.668 euros); el segundo, el de la Asociación de Mujeres de la barriada, con el 30 por ciento (1.251 euros); el tercero, de la Falla Sant Josep, con el 20 por ciento (834 euros); y el cuarto, y último, el de la Asociación de Moros del Raval, con el 10 por ciento (417 euros). Además, la Junta se reunió con la Comisión de Tráfico y Movilidad del Ayuntamiento de Gandia, y con su responsable, Vicent Mascarell, para tratar el cambio de sentido de diversas calles del barrio. “Se pretende que la Avenida del Raval sea de sentido único”, ha señalado el presidente de la Junta, Marcel.lí Giner, “en dirección desde la carretera de Villalonga hacia la de Albaida y también hemos pensado que la calle Rótova fuera de sentido contrario, es decir, desde la carretera de Albaida hacia el puente Menéndez y Pelayo”. Unos cambios que el propio presidente de la Junta ha dicho tienen “dificultades” para acometerse, por lo que “aguantarán” con la situación actual, pero de forma provisional.




 

La Junta de Distrito del Raval se reunía en la tarde del martes para aprobar, discutir y presentar diversas medidas.

La ciudad de Oliva asistió durante la pasada semana al Salón de Turismo de Toulousse en Francia para promocionar fundamentalmente su oferta de camping y caravaning.

Al parecer, el turista de la zona, es aficionado al turismo de camping y tiene tradición de desplazarse hasta España y en concreto hacia Tarragona. Teniendo en cuenta que en Cataluña las instalaciones cierran en hinvierno, y en Oliva no, lo que se pretende es poder captar a estos turistas para un turismo de fuera de temporada, con estancias cortas o medias y que pueda estar complementado con el comercio, el patrimonio y el ecoturismo