El Restaurante Manolo realizó una cata de vinos biodinámicos.


El Restaurante Casa Manolo tuvo ayer por la tarde la oportunidad de conocer un producto único dentro del mundo de la enología: los vinos biodinámicos; se trata de unos caldos cuyo proceso de elaboración es tan peculiar que no existen muchos restaurantes dentro de la Comunidad Valenciana donde sea posible degustarlos.




 

El  Restaurante Manolo realizó una cata de vinos biodinámicos.

La agricultura biodinámica fue creada en 1920 por el austriaco Rudolf Steiner y se basa en el seguimiento de una filosofía compleja. Partiendo de la idea de que todos los fenómenos afectan al desarrollo de la agricultura, la biodinámica no sólo tienen en cuenta el devenir del calendario lunar para la intervención agrícola y enológica sino que, además, reivindica un proceso absolutamente tradicional. El uso de maquinaria está prohibido, ya que el paso continuado de vehículos pesados hace que el suelo se endurezca y dificulta que la tierra respire. La vendimia debe ser manual y el arado del suelo y la recolección de la fruta sólo pueden realizarse con tracción animal. En la bodega  se usa el azufre en dosis mínimas, la corrección de acidez y el añadido de ácido sórbico quedan descartados y las únicas levaduras permitidas son las que están presentes en la uva. #foto2der# 

 

El resultado son unos vinos más naturales, mucho más personales y, en consecuencia, se considera que resultan un mejor reflejo de las viñas en las que se elaboran. En palabras de Manolo Alonso, del Restaurante Casa Manolo, los vinos son más naturales, se desarrollan ajenos a la química y ello repercute en que muestre mucho mejor las características y las particularidades de las viñas en las que se desarrolla. Tal y como asegura el importador Joan Calatayud la industrialización que ha sufrido la viticultura conlleva una homogeneización que no se aprecia en los vinos biodinámicos. Cada caldo tiene una personalidad diferenciada que nos habla de los pagos en los que se ha criado.

 

#foto3izq#Según Cyril Fhal, joven pionero en la producción biodinámica, la clave para lograr esta personalidad única y distintiva está en trabajar el vino desde la misma tierra. Los viñedos biodiámicos se cultivan en un proceso similar al de la agricultura ecológica pero en el que, además, se trata de reforzar cualidades de la cepa o del terreno mediante procesos totalmente naturales. De este modo, por ejemplo, la estimulación del crecimiento de las vides se logra mediante la inoculación de otras plantas en los viñedos o se combaten las infecciones con preparados ecológicos obtenidos directamente de determinados vegetales.#foto4der#

 

España es un país en el que los vinos biodinámicas todavía no tienen una gran penetración. De hecho hay muy pocas bodegas que los elaboren y por eso la cata que celebró el Restaurante Casa Manolo es un acontecimiento enológico tan destacado. Y es que en la Comunidad Valenciana no abundan las oportunidades así.