Al estimado oyente Sr. Del Pino.


Sirva la presente para dar contestación al escrito que con fecha 8 de mayo, remitió a la sección de Cartas al Director. Tras mucho deliberar, hemos decidido publicar su escrito íntegramente, pese a que con ello dejamos al descubierto algunas flaquezas, sobre todo en cortesía que demuestra el mismo.




 

Al estimado oyente Sr. Del Pino.

Evidentemente lamentamos que se sienta usted ofendido por el continente de la programación que emitimos a diario desde los servicios informativos de esta casa, espero al menos que el contenido lo entienda y respete. Como verá, hemos decidido también responderle a su escrito en castellano, pese a que nuestro derecho constitucional nos ampara en el supuesto de que decidiéramos escribir íntegramente el escrito en valenciano, ya que la Carta Mágna reconoce que en Comunidades Autónomas en las que tenemos la suerte de poseer una mayor riqueza lingüística con un doble idioma, lo podemos utilizar indistintamente, que no al 50%.

 

            En cuanto al tema del catalán o valenciano, lamento que su opinión esté tan sumamente politizada y que no sea usted capaz de distinguir el catalán, del valenciano normativo que enseña nuestra Generalitat Valenciana, porque podríamos acreditar que las terminaciones, desinencias y formas verbales utilizadas son correctas en valenciano, que no catalán, y para ello, podríamos mostrarle nuestros certificados de la Junta Qualificadora de Valencià, claro que si lo que usted espera de nuestro lenguaje es que en lugar de correcto y normativo sea de vulgar, se está probablemente equivocando de emisora. Nosotros somos libres, tal y como asegura nuestro slogan, y dicha libertad se demuestra en que elegimos sin que presiones o amenazas como las que usted intenta verter en su escrito nos hagan cambiar. Cambiamos o modificamos nuestras conductas y líneas editoriales cuando, con argumentos, se nos convence, cosa que usted no logra.

 

            Lamentamos que decida cambiar de emisora, nosotros pretendemos conseguir cada vez más oyentes basándonos en una línea de veracidad, libertad y compromiso con los oyentes, pero evidentemente es usted muy libre de cambiar de emisora tantas veces como lo considere oportuno, al igual que lo es de escribir cartas de queja y protesta, nosotros preferimos las críticas constructivas, basadas en criterios propios y con argumentos, y no las descalificaciones e insultos, pero evidentemente respetamos la libertad de cada uno.

 

            Para finalizar, reiterar nuestro agradecimiento a todos aquellos oyentes y lectores, que por suerte se cuentan por decenas de miles según los últimos estudios de audiencias, que confían una vez más en nosotros para informarse entendiendo que contamos con la formación suficiente, el conocimiento necesario, el respeto obligatorio y con una programación variada, compensada, interesante y divertida.