Las salas de cine de España cerrarán el lunes 18 de junio como medida de protesta


Acusan al Gobierno de falta de voluntad negociación con el sector de exhibición en el Proyecto de Ley del Cine




 

Las salas de cine de España cerrarán el lunes 18 de junio como medida de protesta

El sector de salas de cine ha acordado la puesta en marcha de algunas iniciativas que se sitúan en el contexto del Proyecto de Ley trasladado por el Consejo de Ministros al Parlamento por la vía de urgencia. En primer lugar, el próximo lunes 18 de Junio se producirá el cierre de las salas de cine de toda España durante todo el día como señal de protesta ante una situación de falta de negociación total y falta de reconocimiento en la tramitación inicial del Proyecto de Ley. Esta medida tendrá efecto en el 90% de las pantallas españolas, que son las que la Federación de Cines de España representa.

 

Por otro lado, el sector de salas de cine, a través de la Federación de Cines de España ya ha comenzado una ronda de contactos con todos los partidos políticos para trasladar la posición del sector a los miembros de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, entre otros. Esta ronda de contactos, supone una nueva oportunidad para el sector de que se tengan en cuenta algunas de las demandas históricas del sector: cuota de pantalla, ventanas de explotación y situación con las majors de Hollywood.

 

Con esta ronda de encuentros, el sector de salas de cine quiere realizar un llamamiento a los partidos políticos para que los exhibidores, uno de los pilares centrales de la industria cinematográfica española, no queden fuere de este proyecto. Las salas de cine representan uno de los pilares centrales de la industria del cine en España. De hecho, durante 65 años han demostrado su compromiso con la promoción y difusión del cine español a través de la cuota de pantalla y que ha supuesto solamente en los últimos 6 años una inversión forzada en torno a 1.000 millones de euros.

 

Junto a estas medidas, la Federación de Cines de España está comenzando a diseñar una campaña de información a la opinión pública sobre la problemática de las salas de cine en España y su gravedad en el momento actual, que tendrá soporte en todas las salas de España.

 

El Gobierno empuja al sector a la mayor crisis de su historia

 

La imposición de este Proyecto de Ley empuja al sector hacia una profunda crisis, que durante los últimos años se ha soportado gracias al esfuerzo inversor del sector (más de 1.500 millones de euros en los últimos años) y al compromiso de las salas españolas con la industria del cine en nuestro país, pero que hoy pone en riesgo el mantenimiento y el empleo de las salas de cine (más de 40.000 puestos de trabajo directos e inducidos) en nuestro país.

 

Si embargo, y a pesar del esfuerzo realizado por las salas en los últimos años para situarlas como el mejor parque de salas de Europa, el Proyecto de Ley no recoge ninguna de las peticiones relevantes del sector incurriendo en contradicciones que agravarán en un futuro situaciones actuales de desequilibrio, como es el caso de la relación entre exhibidores y distribuidores. El Gobierno se niega a regular los abusos de las majors denunciadas por el Servicio de Defensa de la Competencia (SDC) y por el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC), pero sin embargo regula al sector de la exhibición a través de la cuota de pantalla sin establecer compensaciones a cambio.

 

La Ley del Cine, de aprobarse el texto propuesto por el Gobierno, nacerá con un tremendo desequilibrio en beneficio de la producción (que cuentan con hasta cinco tipos de subvenciones directas e indirectas) y no protegerá y fortalecerá al cine español. Todo lo contrario: lo hará más débil frente a las producciones internacionales, especialmente ante el cine estadounidense.