Sanitat advierte sobre la incidencia del consumo de medicamentos cuando se conduce


Blasco destaca que los conductores en tratamiento con medicamentos "deben reconocer los signos que implican una disminución de su capacidad para conducir"




 

Sanitat advierte sobre la incidencia del consumo de medicamentos cuando se conduce

La conselleria de Sanitat previene a los ciudadanos de la Comunitat sobre la conducción de vehículos y el consumo de medicamentos, que puede llegar a ocasionar problemas, especialmente en verano, por el mayor uso del coche en vacaciones.

 

De este modo, en general, los medicamentos pueden mejorar la capacidad para conducir, como consecuencia de la mejora de la situación clínica del paciente. Sin embargo, “hay que tener en cuenta  que los medicamentos también pueden disminuir la capacidad para la conducción, bien como consecuencia de sus efectos terapéuticos, de sus efectos secundarios o  debido a la interacción con otros productos”, ha señalado el conseller de Sanitat, Rafael Blasco.

 

Entre los medicamentos que pueden afectar a la conducción de vehículos se encuentran  los antidepresivos, tranquilizantes, hipnóticos, antihistamínicos, antiepilépticos y los antidiabéticos, pudiendo causar somnolencia,  nerviosismo,  hipotensión, hipoglucemia, alteraciones de la vista, alteraciones cognitivas, etc.

 

 

Blasco ha destacado que “por todo ello, los conductores que estén en tratamiento con medicamentos deben reconocer los signos que implican una disminución de su capacidad para conducir  y en caso de que se presente cualquiera de ellos, deben parar el vehículo y no volver a conducirlo hasta que desaparezca totalmente”.

 

En este sentido, entre los signos o síntomas que deben reconocer los conductores que estén en tratamiento con medicamentos están la  visión borrosa, la dificultad de concentración, la dificultad para mantenerse despierto, la sorpresa ante sucesos normales en tráfico, no recordar cómo se ha llegado a un destino y la dificultad para mantener la conducción en el carril correspondiente.

 

Evitar interacciones y considerar la automedicación

 

En caso de que se hayan de tomar varios medicamentos hay que confirmar que, además de que no alteren la capacidad de conducir de forma individual, no se producen interacciones entre ellos que puedan afectar a la conducción de vehículos.

 

Ciertos medicamentos pueden utilizarse para tratar síntomas menores y, previamente a su uso, hay que averiguar si pueden afectar a la capacidad de conducir vehículos. Para ello deberá consultarse el prospecto así como a los profesionales de la salud.

 

Evitar la ingesta de alcohol

 

Además de los efectos perjudiciales del alcohol sobre la capacidad para conducir vehículos, en el caso de estar en tratamiento con medicamentos, éstos pueden interaccionar con el alcohol produciendo efectos que disminuyan la capacidad de conducir.