Sanitat previene contra los accidentes infantiles en el entorno doméstico


Blasco: "La mayoría de accidentes infantiles pueden evitarse si se toman las medidas adecuadas"




 

Sanitat previene contra los accidentes infantiles en el entorno doméstico

Según datos de la última Encuesta de Salud de la Conselleria de Sanitat, el 37,1% de los accidentes infantiles tiene lugar en casa, porcentaje que se incrementa hasta el 66,5% para los niños menores de 5 años. Por sexos, son los niños los que más sufren este tipo de accidentes, con un 38,8%, frente a las niñas, para las que los accidentes en el hogar suponen un 35,2% del total de accidentes.

 

Según el conseller de Sanitat, Rafael Blasco, “en la mayoría de los casos los accidentes infantiles en el hogar son evitables, adaptando el hogar para hacerlo más seguro y educando a los niños para que aprendan, a medida que crecen, a reconocer y evitar las situaciones de riesgo”.

 

En la Comunitat, los accidentes significaron un 11,44% de todas las muertes infantiles de 0 a 14 años. Las principales causas de la mortalidad infantil son los accidentes de transporte, que suponen un 47%, los ahogamientos un 23,52%, los accidentes a causa de la exposición al humo, al fuego y sustancias calientes un 2,94%, el  mismo porcentaje que las caídas y envenenamientos accidentales.

 

En este sentido, según ha explicado el titular de Sanitat, “los accidentes de tráfico se han convertido en un importante problema sanitario y social y el porcentaje de accidentalidad infantil podría disminuirse mediante el conocimiento y el empleo adecuado de los dispositivos de seguridad”. Por ello, se aconseja utilizar los dispositivos de seguridad infantil en los vehículos.

 

Accidentes en la escuela,  la calle, instalaciones deportivas y parques

 

Tras los accidentes en el hogar, según los datos de la Encuesta de Salud, les siguen los accidentes ocasionados en la escuela, colegio o guardería, que representan el 20,1% del total de accidentes infantiles. Este tipo de accidentes se da en mayor medida – casi un 30% - en el grupo de niños con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años, seguido de los niños de 11 a 15 años, para los que los accidentes en la escuela representan un 26% del total de accidentes, mientras que en el grupo de menores de 5 años desciende hasta un 4,2%. Por sexos, las niñas experimentan más este tipo de accidentes, con un 25,6%, frente a los niños, para los que los accidentes en el recinto escolar suponen un 14,9%.

 

La calle es el escenario del 18,7% de accidentes infantiles y también son las niñas las que refieren haberlo tenido en mayor medida que los niños, con un 22,5% frente a un 15,1%. Sin embargo, en el caso de accidentes de tráfico, ya sea en la calle o en carretera, para los niños representa el 9% del total de accidentes frente a las niñas que los padecen en un 3,4% y conjuntamente suponen el 6,3% del total de accidentes. Por edades, el único grupo que manifiesta haber tenido un accidente de tráfico es el que va de los 11 a los 15 años.

 

Las instalaciones deportivas albergan el 5,6% de los accidentes infantiles. Y también es únicamente el grupo de niños con edades entre los 11 y 15 años el que los padecen. Por sexos, en los niños supone un 7,5% y en las niñas un 3,5%.

 

Por su parte, los accidentes en el jardín y el parque representan el 5,3% del total de accidentes infantiles. Los menores de 5 años son el grupo de edad que experimenta más accidentes en estos lugares, con un 11,6%. Y los niños los padecen más que las niñas, con un 7,8% frente a un 2,6%.

 

Por último, la escalera es el lugar que provoca el 1,7% del total de accidentes infantiles, porcentaje que se incrementa hasta un 3,4% en el sexo femenino y hasta un 5,2% en el grupo de edad de 6 a 10 años.

 

La mayoría de accidentes pueden evitarse

 

Para evitar heridas, es recomendable mantener fuera del alcance de los niños los cuchillos, tijeras, herramientas y electrodomésticos y otros objetos cortantes o punzantes; hay que enseñar a usar los utensilios de forma segura, utilizando tijeras de punta roma o vasos de plástico; proteger las esquinas puntiagudas de los muebles, poner topes en los cajones y sujetar bien las estanterías a la pared.

 

Por otro lado, no hay que dejar nunca solos a los bebés encima de una mesa o superficie elevada para evitar caídas, la cuna debe tener barrotes con una separación que no permita que los atraviese el niño y la barandilla debe tener suficiente altura. Las ventanas y los balcones deben estar cerrados o protegidos, y las terrazas y azoteas, dotadas con barandilla de suficiente altura. En ningún caso se deben dejar sillas u objetos cercanos a los que el niño pueda trepar.

 

Para evitar quemaduras es conveniente comprobar la temperatura del biberón o comida antes de cada toma así como la del agua del baño, para lo cual es recomendable acostumbrarse a poner siempre primero el agua fría y luego la caliente.

 

Respecto a las recomendaciones para evitar la asfixia de los más pequeños es importante que no duerman con almohada hasta los dos años ni acompañados de adultos; no ponerles cintas o cadenas colgantes al cuello; no dejar braseros de carbón o estufas de gas mientras duermen; no dejarles jugar con bolsas de plástico; mantener fuera de su alcance cualquier objeto pequeño (botones, almendras, etc) que puedan tragar y evitar los juguetes que puedan desmenuzar; y, finalmente, procurar que los alimentos estén bastante triturados o troceados y que coman despacio, masticando bien, para que no se atraganten

 

Para evitar intoxicaciones es recomendable tener siempre los medicamentos y los productos limpieza, pegamentos y pilas alcalinas en un lugar inaccesible para los niños. Asimismo, para no tener percances con la electricidad es aconsejable tener protegidos los enchufes o situarlos a una altura inaccesible y enseñarle a no tocarlos y desconectar y guardar los cables alargaderos una vez utilizados.

 

Finalmente, y para evitar ahogamientos, no se debe dejar nunca solos en la bañera y mantenerlos alejados de los cubos o recipientes llenos de agua.