Sanitat fomenta menús saludables en los comedores escolares para evitar la obesidad infantil


Blasco: "Este es el primer compromiso electoral que vamos a poner en marcha en materia de sanidad"




 

Sanitat fomenta menús saludables en los comedores escolares para evitar la obesidad infantil

Los comedores escolares contarán el próximo curso con una novedad: recomendaciones para hacer más saludables los menús escolares. El objetivo es sencillo y se centra en fomentar hábitos de vida sanos desde la infancia con la mirada puesta en su salud. El Consell busca prevenir y evitar desde las edades más tempranas enfermedades futuras.

 

Las Consellerias de Sanitat y Educació han unido sus esfuerzos y han editado una guía de los menús en los comedores escolares, que busca facilitar una alimentación sana y variada a los niños y niñas, que es la base de la prevención de importantes problemas de salud como la obesidad infantil y las enfermedades cerebrovasuculares.  En este trabajo han colaborado profesionales de salud pública, de educación, pediatras, y un equipo de dietistas del Hospital La Fe.

 

El conseller de Sanitat, Rafael Blasco, ha afirmado que “la puesta en marcha de esta iniciativa es el primer compromiso electoral en materia de sanidad que se va a poner en marcha”.

 

En este sentido, Blasco ha destacado “el compromiso de la conselleria de Sanitat con el fomento de estilos de vida saludables y la prevención de los problemas de salud que afectan a los niños y niñas de la Comunitat como es la obesidad infantil, que son objeto de continuas iniciativas”.  De hecho, el 15% de los niños sufre de obesidad y un 25% de sobrepeso (datos del estudio EnKid).

 

 

8.000 guías para colegios y centros de salud

 

Se van a distribuir un total de 8.000 guías en los centros educativos,  centros de salud y en los servicios de pediatría de los hospitales de la Comunitat Valenciana. La guía ofrece una serie de recomendaciones destinadas a mejorar la calidad nutricional de los menús escolares con el objetivo de que se complementen con la alimentación que se oferta en el entorno familiar para conformar una dieta variada y equilibrada.

 

 

Objetivos de las recomendaciones

 

Promocionar hábitos alimentarios saludables que en el marco de la salud público contribuyen a aumentar el grado de salud de la población escolar (de 3 a 6 años) y prevenir algunas patologías   de prevalencia ascendente como el sobrepeso y la obesidad.

 

Poner a disposición de los encargados del comedor una guía que facilite la evaluación de los menús ofrecidos en los comedores escolares.

 

Asesorar a los miembros del Consejo Escolar de Centro en la elección de las opciones de los menús más saludables para los comedores escolares.

 

Ayudar a los profesionales de las empresas de comidas colectivas a diseñar menús adecuados a las características de los escolares.

 

 

El 35% de la energía diaria necesaria

 

Para la edad escolar se establecen unas necesidades de energía diaria media de 2.300-2.500kcal/día. Los factores individuales como el sexo, la edad, el crecimiento y la actividad física modulan las necesidades energéticas, haciendo que le carácter de las mismas sea siempre orientativo.

 

La comida que se sirve en los comedores escolares representa el 35% de las necesidades de energía diaria de los niños. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que un 50-55% del total de la energía sea aportada por los hidratos de carbono, un 30% por las grasas y un 10-15% por las proteínas. Las vitaminas y minerales se ajustarán a las características de los escolares en función del sexo, edad y circunstancias fisiológicas especiales.

 

 

Un tercio de la población usa el comedor escolar

 

La importancia de estas recomendaciones se centra en que cada vez son más los niños que hacen uso del comedor escolar. El trabajo de los padres y las distancias entre el hogar y los centros docentes entre otras causas, han llevado a un incremento del número de escolares que hace uso de este servicio.

 

El comedor escolar es un servicio complementario capa de cumplir, al menos, tres funciones: alimentación, la socialización y la educación de los más pequeños. A través de ellas se persigue una correcta nutrición y la adquisición de hábitos relacionados con la alimentación que influyan positivamente en su salud.

 

Así, en la Comunitat Valenciana se ha observado un incremento en la cifra de niños y niñas que comen en los comedores escolares, pasando de un 15,9% de la población infantil (niños/as de 3 a 15 años) en 2001, a un 27,7% en el año 2005, evidenciándose una tendencia continua al incremento en el uso de este servicio.

 

Durante el pasado curso escolar 2005/2006 se han servido un total de 120.907 comidas diarias a través de los 876 comedores escolares existentes en la Comunitat.

 

El servicio de comedor en un centro escolar se configura como un espacio educativo más, que completa la educación en alimentación y nutrición impartida en el aula, y que desempeña un adecuado papel en la alimentación escolar ofreciendo menús equilibrados.