La UPV presenta hoy los resultados de un estudio que mejora el control del impacto medioambiental de las piscifactorías


Un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia revela las conclusiones para mejorar la calidad del agua y de los peces de las piscifactorías. El informe de investigación que ha sido financiado por la Unión Europea pretende mejorar los mecanismos de control de las piscifactorías.




 

La UPV presenta hoy los resultados de un estudio que mejora el control del impacto medioambiental de las piscifactorías

La producción piscícola es un sector emergente en toda España y buena parte de la población consume los peces allí criados, por ello, investigadores de dentro y fuera de las fronteras europeas han llevado a cabo un estudio para mejorar la calidad del agua y de los peces de las piscifactorías. El estudio ha sido bautizado “Aqua” y en él han participado el Centro Internacional de Investigación de Recursos Costeros (CIRC), la Fundación de la Universidad Federal de Río Grande (FURG) y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

En la rueda de premsa celebrada esta mañana en el campus de Gandía de la UPV han comparecido los responsables de dicha investigación. Miguel Rodilla, Subdirector del Area Forestal-Ambiental de la UPV, Joan Pau Sierra, del Centro Internacional de Investigación de Recursos Costeros (CIRC) y, Luís Felilpe Niencheski, de la Fundación de la Universidad Federal de Río Grande (FURG) han explicado los resultados del informe. De entre las conclusiones a las que el estudio ha llegado han sido, según Miguel Rodilla, por una parte, recordar a la Administración la necesidad de modificar sus sistemas de control y por otra, adecuarlos a los efectos que tienen el cultivo de peces en las piscifactorías. El problema radica en el rápido contagio de las enfermedades entre los peces de este sector debido a su hábitat reducido. Como consecuencia de estas condiciones se hace necesario generar un sistema de prevención organizado cuyo objetivo persiga conseguir un control sanitario para garantizar la salud de consumidores así como la calidad del agua y los peces.

 Según Miguel Rodilla, subdirector del Area Forestal-Ambiental de la UPV, hay que paliar los posibles efectos a largo plazo. Unos efectos que deben ser erradicados con la colaboración estrecha entre la Administración y las piscifactorías que deben aunar esfuerzos para perfeccionar los sistemas de control ambiental  y sanitarios. Por su parte, Miguel Rodilla confía en que la Unión Europea acoja el estudio y lo encuadre en el futuro como una directriz de actuación para las piscifactorías y las administraciones públicas.