Ángel J. Rodrigo: “África es el gran agujero negro de la Comunidad Internacional”


“El gran conflicto olvidado es el problema de África”, sentenciaba el profesor de Derecho Internacional Ángel J. Rodrigo, quien cierra mañana en la Universitat d'Estiu 2007 en Gandía, el curso Drets a la guerra, con una conferencia en la que se analiza qué hay tras un conflicto en lo concerniente a la consolidación de la paz y a la intervención de la Comunidad Internacional.




 

Ángel J. Rodrigo: “África es el gran agujero negro de la Comunidad Internacional”

Para el profesor ángel J. Rodrigo, “áfrica es el gran agujero negro de la Comunidad Internacional. Vuelve a ser un gran territorio en disputa mediando otros medios de las grandes potencias”. Todo y que la mayoría de los Estados africanos lograran la soberanía, ha recordado el conferenciante que “hemos visto que eso no les ha aprovechado, en la mayoría de los casos, para mejorar la situación de las personas que viven en sus territorios”, por eso ha insistido en que “el gran reto de la Comunidad Internacional es mejorar las condiciones de vida de los africanos, que tengan una vida digna, saludable, con medios económicos para subsistir en el entorno cultural y de valores en el que han nacido”.

Imposiciones y soberanía

Como “un análisis del paisaje después de la batalla” ha definido ángel J. Rodrigo su conferencia: “la reconstrucción y, en ocasiones, la construcción de un territorio después de un conflicto exige legitimidad y eficacia”, es decir, que el origen del proceso de reconstrucción de un Estado “sea percibido como resultado de un acuerdo con la Comunidad Internacional y no como una imposición de una potencia hegemónica o de un Estado más poderoso”, y por otro lado “que resulten visibles los resultados en orden, bienestar, sanidad, educación, etc”. En esta misma línea ha añadido que “si entre los actores locales no hay un grado de asunción, interiorización y creación de trama civil en este territorio, la reconstrucción será enormemente difícil”.

El profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ha reflexionado sobre las dificultades de la participación de Estados y organizaciones internacionales con respecto a la soberanía de los países en conflicto. Sobre como hacer compatible la soberanía con la intervención de terceros aunque sea para ayudar a su reconstrucción, ha puntualizado que “es un tema muy interesante del que tengo el diagnóstico pero no la solución”, y continuaba: “conviene desmitificar la soberanía, porque son más importantes las necesidades humanas que la sacralización de unos principios que la propia práctica ya se ha encargado de sacralizar”.

Finalmente, Rodrigo ha aportado su visión sobre el papel de las grandes potencias en la administración internacional de territorios, “dadas las reminiscencias del imperialismo y de la intervención de los más poderosos, la mejor alternativa, sobretodo si queremos cumplir la premisa de la legitimidad, es que la ayuda sea aportada por las organizaciones internacionales”. Y ha añadido una prevención: “estas organizaciones deben demostrar la más absoluta legitimidad y que su intervención puede resultar eficaz, este es el gran reto que deben asumir”.