20.000 alumnos participan durante el último curso en el programa de prevención de anorexia y bulimia


En el aula se tratan aspectos de imagen corporal, autoestima, nutrición y medios de comunicación La detección precoz es esencial en el diagnóstico y tratamiento de trastornos de la conducta alimentaria




 

20.000 alumnos participan durante el último curso en el programa de prevención de anorexia y bulimia

Un total de 19.599 alumnos de centros de educación secundaria de la Comunitat Valenciana han participado durante este último curso en el programa de Detección e Intervención Precoz de Trastornos de la Conducta Alimentaria, DITCA, desarrollado por la conselleria de Sanitat.

 

Los alumnos participantes responden cuestiones relativas a hábitos de vida, autoestima, percepción de imagen y también a factores de riesgo como la talla y el peso. Los formularios fueron respondidos por 10.207 chicos y 9.247 chicas. Otros 145 no marcaron la opción de sexo. Todos ellos eran alumnos de 1º y 2º de ESO de 39 centros escolares de la Comunitat Valenciana, donde se coordinan los orientadores, los tutores y los profesores de educación física para desarrollar el programa con naturalidad.

 

El conseller de Sanitat, Manuel Cervera, ha manifestado que “los adolescentes son vulnerables a la información que reciben sobre la importancia de la imagen en la sociedad, por esto la Conselleria desarrolla este programa, con el objetivo de detectar posibles trastornos del comportamiento alimentario”.

 

La Conselleria de Sanitat, a través de este programa, además de proporcionar información específica sobre estos trastornos a los docentes, les facilita material de aula centrado en cuatro áreas de trabajo: imagen corporal, autoestima, alimentación y el papel de los medios de comunicación y la publicidad. Para esta última área, se adjunta material audiovisual, muy aceptado entre los adolescentes, que muestra cómo algunas imágenes de cánones de belleza se retocan por programas informáticos.

 

Durante el pasado curso, un total de 127 casos fueron diagnóstico positivo, de los que 115 hacían referencia a anorexia, 4 a bulimia y 8 presentaban indicios de ambas.

 

Estos alumnos fueron entrevistados personalmente por los orientadores de su centro y, en los casos que fue necesario, se remitieron a las unidades de trastorno de conducta alimentaria o a las unidades de salud mental infantil y adolescente, donde un especialista evaluó cada caso.

 

Siete años trabajando en la detección precoz

 

La adscripción al programa es voluntaria y desde que se inició en 2001 han participado 93.075 alumnos de educación secundaria. En algunos casos se ha desarrollado varias veces en un mismo grupo de estudiantes, con el objetivo de observar la evolución en un período prolongado de tiempo.

 

Su finalidad es formar tanto a los profesionales sanitarios, como a los de educación y a los padres, indicando bases de datos on-line y proporcionando el asesoramiento necesario para afrontar estas patologías. Para todos ellos se ha creado una aplicación virtual, única en toda España, donde se encuentra toda la información relacionada con el proyecto: detalles de los trastornos del comportamiento alimentario, estadísticas, diagnósticos y resultados de cuestionarios.

 

La Conselleria de Sanitat, ha elaborado este proyecto ante el problema que representan los trastornos del comportamiento alimentario, especialmente en la adolescencia. El principal objetivo es realizar una detección e intervención precoz para minimizar las consecuencias.

 

La Conselleria atiende a 149 personas por estos trastornos

 

Durante los primeros 6 meses del años, las tres unidades específicas de trastornos de la conducta alimentaria de las que dispone la conselleria de Sanitat han atendido a 149 personas por trastornos de la conducta en la alimentación. Los más comunes son anorexia o bulimia, que afectan en su mayor parte a mujeres entre 19 y 21 años.

 

Sin embargo, cada vez son más frecuentes casos en menores y entre la población masculina, por lo que este programa de detección e intervención precoz se hace más necesario y su valor es mayor