Marta López: “Hay que cambiar la realidad del sistema jurídico y psicológico a través de la educación”


“Ni putas ni sumisas” con este lema que da nombre a la asociación de origen francés que lucha por los derechos de la mujer inmigrante en el país vecino, ha presentado esta mañana su conferencia Marta López, coordinadora internacional de la organización, dentro del programa de la Universitat d’Estiu de Gandía. La búsqueda de la verdadera integración, de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en Francia así como dotar de los instrumentos jurídicos y educativos a mujeres musulmanas en Francia para llevar a cabo un real multiculturalismo, son algunas de las tareas de la asociación “Ni putas ni sumisas”.




 

 Marta López: “Hay que cambiar la realidad del sistema jurídico y psicológico a través de la educación”

Marta López, una joven de 26 años que estudió ciencias sociales y  que es la coordinadora internacional de la organización “Ni putas ni sumisas” nos explicaba esta mañana en rueda de prensa cuál es el terreno sobre el que trabajan para reivindicar el papel de ciudadana de la mujer en Francia. Marta ha dicho que trabajan en un sistema patriarcal musulmán donde la rabia y la superioridad se ejerce sobre las mujeres que tienen una gran carga de la familia, de la tradición y de la religión. Una carga con tradiciones aberrantes como la ablación del clítoris o la lapidación.

 

Además, Marta López, señalaba que desde el origen y fundación de la asociación se hizo necesario luchar contra la violencia física, psicológica, el racismo y la exclusión a través de la mujer ya que justamente ella era y es la que padece una doble exlusión por su condición de  mujer. Desde la asociación con sede ya en Genova, Bruselas, Paris, Lovaina y Barcelona se busca la veradera interculturalidad y multiculturalidad porque el relativismo cultural y el todo vale, no funciona.

 

 

Los objetivos de la asociación es concienciar a la población de esa realidad social francesa para llevar a cabo una verdadera integración y multiculturalismo donde los getos y las jerarquías culturalres no existan.

            Es necesario pues, tal y como ha afirmado Marta López,  cambiar el sistema jurídico y psicológico para cambiar la realidad pedagójicamente. También ha recalcado que es necesario llevar al cabo una labor de reconciliación entre el feminismo y la maternidad así como dotar de conciencia a la mujeres de su problema y armarla de instrumentos para que puedan reivindicar sus derechos universales como ciudadanas.