Maragall, Quintana y Romero comparecieron ayer en la Universitat d'Estiu para reflexionar sobre las reformas estatutarias españolas


Pascual Maragall, Anxo Manuel Quintana y Joan Romero fueron los tres conferenciantes que ayer en la Universitat d'Estiu hablaron sobre las reformas estatutarias. Los tres se mostraron a favor de las mismas, eso sí, sin olvidar meterlas dentro de un todo representado por España o según Maragall, por Europa.




 

Maragall, Quintana y Romero comparecieron ayer en la Universitat d'Estiu para reflexionar sobre las reformas estatutarias españolas

La vigésimo cuarta edición de la Universitat d’Estiu trajo ayer en mesa redonda a tres conferenciantes de lujo. Pascual Maragall, expresidente de la Generalitat de Cataluña, Anxo Manuel Quintana, vicepresiodente de la Xunta de Galicia y Joan Romero, conseller de Educación hasta 19995 con Joan Lerma. Los tres pronunciaron su punto de vista sobre las reformas estatutarias llevadas a cabo en España.

 

En primer lugar intervino el valenciano Joan Romero que desde su carácter escéptico constructivo, como él se definió a si mismo, reconoció la existencia de diferentes naciones dentro del país y defendió el derecho a ser diferente dentro de un todo, con lo que tildó de positivas las reformas estatutarias.

 

Por su parte el gallego Anxo Manuel Quintana, habló sobre el tercer intento de reforma de estatuto llevado a cabo por Galicia que en estos momentos se encuentra paralizado debido al veto del Partido Popular. Quintana, reconoció la idea de un estado español plurinacional, que no tiene por qué poner en peligro la unidad de España.

 

Finalmente fue Pascual Maragall quien con un discurso más bien satírico manifestó que para qué preocuparse con nacionalismos autóctonos si nos encontramos en Europa, el nuevo país. Un país en el que lo que hay que hacer es buscar más instrumentos físicos, geográficos y económicos que la lleven adelante.

 

Tres visiones diferentes pero complementarias de una misma realidad, donde los gandienses no pudieron contar con la presencia de un conferenciante vasco porque, según el coordinador del acto, Vicent Soler, no se quería que la conferencia divagase en otros temas que no fueran los referentes a los estatutos autonómicos.