Gandia contará a partir del 31 de marzo de un mejorado servicio de autobuses, los popularmente conocidos como la Marina.


Gandia contará a partir del 31 de marzo de un mejorado servicio de autobuses, los popularmente conocidos como la Marina. La mejora consiste fundamentalmente en el aumento de autobuses, lo que va a permitir que el periodo de espera entre un autobús y el siguiente, no supere en la época de invierno los 15 minutos, periodo que se reducirá en la época estival a los 8 minutos. Además, se ha ampliado el recorrido de los autobuses, lo que va a permitir a los ciudadanos acceder de forma más fácil a zonas como la parte final de la Playa o los centros de salud de la ciudad, entre otros. Otra de las modificaciones y mejoras presentadas ha sido la nueva imagen que van a tener las paradas de los autobuses, que van a contar con marquesinas y totems que identificará claramente tanto la parada en que nos encontramos con su número y nombre. Este nuevo plano de circulación se va a dar a conocer a todos los ciudadanos mediante la edición de unos dípticos que se repartirá a todos los domicilios. Cabe señalar que estas mejoras no van a suponer el incremento en el billete de autobús habitual.




 

Gandia contará a partir del 31 de marzo de un mejorado servicio de autobuses, los popularmente conocidos como la Marina.

El Pleno del Ayuntamiento de Gandia, ratificaba anoche los presupuestos para el año 2006, que están cifrados en 38.000 millones de euros. Una cifra que los populares consideraron excesiva, no sólo por el endeudamiento que supone, sino porque según afirmaban, la deuda deberá ser asumida por el gobierno que suceda al actual..

El concejal popular, Javier Soldevila, durante su intervención, también hizo referencia a la supuesta crisis de Gobierno vivida la semana pasada, cuando el PSPV presentó los presupuestos sin haberlos consensuado antes con el Bloc, su socio de gobierno. El portavoz de los nacionalistas, Josep Miquel Moya, aseguró que su grupo político apoyaba estas cifras totalmente y también se defendó de los ataques que su grupo recibió en el transcurso del Pleno por parte del concejal Ximo Faus. El concejal no adscrito criticó la partida destinada a la promoción del valenciano y en concreto la dotación que se le otorgaba al Casal Jaume I.

Otro de los puntos que se debatieron fue la venta por parte del consistorio de solares municipales para asumir la deuda contraida. Desde el PP se aseguró que el Gobierno debía haber engañado a la Generalitat Valenciana, porque de lo contrario no se entendía que se les hubiera concedido este permiso. Ante estas declaraciones, Alfred Boix indicó, no sólo que se había actuado con total legalidad, sino que además sorprendía que plantearan esta hipótesis cuando en la sala se encontraba el subdirector del IVVSA, que además es el líder del PP de Gandia, Fernando Mut.