El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia, reunido el pasado viernes, aprobó el cambio de ubicación del varadero de Gandia.


El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia, reunido el pasado viernes, aprobó el cambio de ubicación del varadero de Gandia, un cambio que había sido solicitado expresamente por el actual explotador del varadero. Con este cambio de ubicación, no sólo se va a permitir la mejora del servicio y las instalaciones, sino que se encuentra enmarcada dentro de los planes de usos del puerto presentado por el propio Ayuntamiento, así como de una de las necesidades planteadas para la adecuación de la ciudad al evento de la Copa América. El alcalde de la ciudad, José Manuel Orengo ha hablado de una reunión en el plazo de 15 días con el Ministro Jordi Sevilla en Madrid, reunión en la que ya se establecerán de forma concreta las inversiones del Ministerio en Gandia, así como la fecha en la que el Ministro visitaría la Ciudad Ducal.




 

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia, reunido el pasado viernes, aprobó el cambio de ubicación del varadero de Gandia.

El Pleno del Ayuntamiento de Gandia, ratificaba anoche los presupuestos para el año 2006, que están cifrados en 38.000 millones de euros. Una cifra que los populares consideraron excesiva, no sólo por el endeudamiento que supone, sino porque según afirmaban, la deuda deberá ser asumida por el gobierno que suceda al actual..

El concejal popular, Javier Soldevila, durante su intervención, también hizo referencia a la supuesta crisis de Gobierno vivida la semana pasada, cuando el PSPV presentó los presupuestos sin haberlos consensuado antes con el Bloc, su socio de gobierno. El portavoz de los nacionalistas, Josep Miquel Moya, aseguró que su grupo político apoyaba estas cifras totalmente y también se defendó de los ataques que su grupo recibió en el transcurso del Pleno por parte del concejal Ximo Faus. El concejal no adscrito criticó la partida destinada a la promoción del valenciano y en concreto la dotación que se le otorgaba al Casal Jaume I.

Otro de los puntos que se debatieron fue la venta por parte del consistorio de solares municipales para asumir la deuda contraida. Desde el PP se aseguró que el Gobierno debía haber engañado a la Generalitat Valenciana, porque de lo contrario no se entendía que se les hubiera concedido este permiso. Ante estas declaraciones, Alfred Boix indicó, no sólo que se había actuado con total legalidad, sino que además sorprendía que plantearan esta hipótesis cuando en la sala se encontraba el subdirector del IVVSA, que además es el líder del PP de Gandia, Fernando Mut.