El PP y el gobierno en Gandia han protagonizado un nuevo enfrentamiento por las políticas económicas municipales.


El PP y el gobierno en Gandia han protagonizado un nuevo enfrentamiento por las políticas económicas municipales. Los populares han denunciado de nuevo la creación de la tasa de vados y la recalificación de las calles de la ciudad por entender que en estos momentos, es un clamor en la calle el descontento de los ciudadanos, ya que se les hace pagar los vados como elementos de lujo cuando están prácticamente impuestos por las normas arquitectónicas del municipio. Los populares entienden que la subida es desmesurada y que muestra un ansia recaudatoria del gobierno sólo entendible como el resultado del miedo de no poder cumplir con el plan económico y financiero. Desde el gobierno no se entienden las acusaciones de los populares salvo por su interés de confundir a los ciudadanos, según Ana García, van a cumplir sin problemas el plan y además, la ciudad no tiene los impuestos elevados, la regularización de los vados era necesaria para la obtención de más plazas de aparcamiento, y en ningún caso tiene esta tasa nada que ver con el IAE, García ha pedido al PP que haga una oposición seria, con críticas constructivas y no con declaraciones que lo único que buscan es crear confusión.




 

El PP y el gobierno en Gandia han protagonizado un nuevo enfrentamiento por las políticas económicas municipales.

El Pleno del Ayuntamiento de Gandia, ratificaba anoche los presupuestos para el año 2006, que están cifrados en 38.000 millones de euros. Una cifra que los populares consideraron excesiva, no sólo por el endeudamiento que supone, sino porque según afirmaban, la deuda deberá ser asumida por el gobierno que suceda al actual..

El concejal popular, Javier Soldevila, durante su intervención, también hizo referencia a la supuesta crisis de Gobierno vivida la semana pasada, cuando el PSPV presentó los presupuestos sin haberlos consensuado antes con el Bloc, su socio de gobierno. El portavoz de los nacionalistas, Josep Miquel Moya, aseguró que su grupo político apoyaba estas cifras totalmente y también se defendó de los ataques que su grupo recibió en el transcurso del Pleno por parte del concejal Ximo Faus. El concejal no adscrito criticó la partida destinada a la promoción del valenciano y en concreto la dotación que se le otorgaba al Casal Jaume I.

Otro de los puntos que se debatieron fue la venta por parte del consistorio de solares municipales para asumir la deuda contraida. Desde el PP se aseguró que el Gobierno debía haber engañado a la Generalitat Valenciana, porque de lo contrario no se entendía que se les hubiera concedido este permiso. Ante estas declaraciones, Alfred Boix indicó, no sólo que se había actuado con total legalidad, sino que además sorprendía que plantearan esta hipótesis cuando en la sala se encontraba el subdirector del IVVSA, que además es el líder del PP de Gandia, Fernando Mut.