El Bloc de Xeraco asegura que la actitud autoritaria de Ferrán Bofí es propia de otros tiempos


El Bloc del País Valencià de Xeraco ha comunicado en una nota de prensa que el comportamiento nada democrático que está desarrollando el actual alcalde, Ferran Bofí, está caracterizado por negar la palabra y el debate en el plenario del Ayuntamiento que tuvo lugar el pasado día 20 de agosto. Para los nacionalistas la modificación del contrato de la obra de una calle paralela a la avenida de la Comunidad Valenciana en Xeraco se ha realizado prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido.




 

El Bloc de Xeraco asegura que la actitud autoritaria de Ferrán Bofí es propia de otros tiempos

El informe de nulidad por parte de secretaria y intervención en el paseo paralelo de la avenida de la Comunidad Valenciana sobre las modificaciones de la obra en la localidad de Xeraco generó polémica en el plenario celebrado el pasado lunes, día 20 de agosto. Ferrán Bofí, alcalde de Xeraco, modificó el contrato de obra prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido, tal y como señalaba el informe desfavorable por parte de secretaria y la objeción formulada por parte de intervención. Por ello, el Bloc Nacionalista Valencià de Xercao ha querido hacer público la desaprobación de la actuación de Bofí. Antoni Martí, concejal del Bloc, ha manifestado que, en un primer momento, el Bloc pensaba abstenerse a pesar de los informes desfavorables, una abstención que beneficiaría al PSOE. Pero ante la actuación de Ferrán Bofí, una actuación que a juicio de los nacionalistas no tenía sentido, ya que Bofí se dedicó a tachar a la oposición de demagógica y además la acusó de ser de gobernar, el Bloc decidió votar en contra.

 

Para Antoni Martí, Bofí se vio dominado por su indignación, motivo por el cual su reacción fue desproporcionada. Ante esto, el Bloc pidió tomar la palabra para reconducir el diálogo en la sesión plenaria y Bofí se la negó, no sólo al Bloc, sino a toda la oposición.

 

Ante la negación de la palabra y esta actitud de autoritarismo propia de otros tiempos, tal y como ha afirmado Martí, el Bloc decidió votar en contra de la moción porque consideraba que la reacción de Bofí era impropia de la de un alcalde en democracia y también impropia de un alcalde que está en minoría.

 

Para Martí, concejal del Bloc en Xeraco, la actitud del alcalde Ferran Bofí fue totalmente una práctica de democracia de baja calidad, de la que el Bloc Nacionalista Valencià no quiere ni ser cómplice ni hacerse eco de ella.