Carlos Canet (PP): “A la playa de Oliva deberían concederle la Q de 'porquería' por el lamentable estado de su casco urbano”


El Partido Popular de Oliva denuncia el mal estado de la zona urbana de la playa de Oliva y se suma a las protestas de los vecinos de la zona de Aigua Blanca por la lamentable situación que atraviesa la acequia Mare. Así, la playa de Oliva, según los populares, necesita una urgente regeneración y que se activen todos los comandos necesarios para solucionar el estado que ésta atraviesa, más allá del buen estado de sus aguas




 

Carlos Canet (PP): “A la playa de Oliva deberían concederle la Q de 'porquería' por el  lamentable estado de su casco urbano”

Hoy ha comparecido en rueda de prensa el grupo municipal popular del Ayuntamiento de Oliva para comentar la situación de la playa de Oliva y realizar una valoración de los meses estivales. Los populares han señalado que han esperado a que finalizara la campaña turística, para no dañar al sector.

Fran Soria, portavoz del PP, ha explicado que las acciones del actual gobierno municipal respecto a la política de playas, es una política continuista ligada a la llevada a cabo por el PP, entre 1995 y 2003.

Los populares se felicitan por el buen estado de las playas, concretamente de las aguas y las arenas de la costa olivense, aunque han denunciado la dejadez del gobierno municipal en el cuidado y mantenimiento del casco urbano de la playa de Oliva.

Fran Soria explicaba el lamentable estado de aceras, farolas, papeleras, jardineras o zonas verdes. Además de numerosas molestias para los vecinos, como ruidos o zonas en las que grupos de jóvenes realizan constantemente carreras o botellones. Soria ha manifestado que, ante este caos, el alcalde del municipio, Salvador Fuster, no actúa ni se pronuncia al respecto.

Los populares defienden el excelente estado y calidad de las playas, pero exigen también unas calles transitables, limpias y seguras. Zonas verdes cuidadas, zonas de ocio, o la limpieza inmediata de los cauces de los diversos ríos y afluyentes de la playa para evitar malos olores. Más parques públicos y más zonas de aparcamiento. Además, Soria señalaba que el passeig Alfons el Magnànim se ecuentra desde hace años en una estado deplorable, mientras que los responsables parecen obviar esta situación.

Así, la playa de Oliva, según los populares, necesita una urgente regeneración y que se activen todos los comandos necesarios para solucionar el estado que ésta atraviesa, más allá del buen estado de sus aguas.

Por su parte, el líder de la formación, Carlos Canet, ha manifestado que se congratula por las Q de calidad concedidas a las playas de Oliva, y ha resaltado la relevancia de los últimos análisis realizados en la costa olivense, que posiblemente concedan este distintivo a las playas del Pau Pi y l'Aigua Morta, sumándose a las tres que ya ondean en Oliva. Pero Canet ha manifestado que estos análisis se centran en las aguas y las arenas, y no se detienen a observar el casco urbano. Así, Canet se ha referido a la Q de “porquería”, con la que describe la situación de la zona urbana de la playa olivense.

Canet ha expresado que la playa es un bombón, una joya, que no se ha explotado nunca como debería. Canet denunciaba la inexistencia de comercios que abasten a los vecinos y turistas, la falta de zonas de ocio que no alteren la tranquilidad de los residentes y que la industria sigue sin jugar el papel que debería en el turismo olivense.

Por otra parte, el PP de Oliva ha denunciado el deplorable estado de la acequia Mare, situada en una zona urbanizada, rodeada de restaurantes y locales, y cuyo cauce desemboca en la playa de l'Aigua Blanca. Canet denunciaba que el fondo de la acequia contiene un producto altamente contaminante. Unas aguas que se enviaron para su análisis a Conselleria, y que de contener dicho producto, el PP no dudará en exigir responsabilidades a quien corresponda.

Canet explicaba que la solución más adecuada para solventar esta situación es retirar el agua contaminada y no lanzarla al mar, como estuvo a punto de producirse. Precisamente, decía Canet, a un mar cuyas aguas poseen la Q de calidad.

A esta denuncia se han sumado una treintena de vecinos de la zona para expresar su malestar e indignación por el estado de esta acequia, cuyo desagüe se dirige al mar y que presenta un estado de suciedad y restos fecales, que provocan numerosas molestias, como olores o mosquitos.

En resumen, los vecinos de la zona y el PP, denuncian que estas aguas contaminadas desaguan en una playa que presume de la Q de calidad. Por tanto, los denunciantes solicitan urgentes medidas a la mayor brevedad, para poner fin a esta "barbaridad sanitaria", según la califican.