Lágrimas de plata para España


Gran mayoría de españoles lamentaba lo que pudo haber sido, un día después de que Rusia ganara una dramática final del Campeonato Europeo de Baloncesto por 60-59 a España, la anfitriona y gran favorita a la medalla de oro.




 

Lágrimas de plata para España

El equipo de Pepu Hernández fue por delante gran parte del partido, pero Rusia poco a poco fue comiéndoles terreno y los nervios se apoderaron del equipo español.

 

Cuando faltaban dos segundos para el final del encuentro, el base ruso Jon Robert Holden agotó la posesión y anotó una canasta de dos puntos que adelantó a Rusia por la mínima.

 

España, actual campeona del mundo, buscó a Pau Gasol, el jugador de los Memphis Grizzlies, para dar la vuelta al partido en el último momento, pero el aro escupió el balón mientras sonaba la bocina.

  

Gasol dijo a los periodistas: "Está claro que es una pena y que no nos lo esperábamos. Ahora estamos tristes, pero creo que hay que estar orgullosos y en unas semanas empezaremos a valorar lo que hemos hecho porque no está nada mal. Creo que muchos equipos que han quedado por detrás firmarían antes de empezar estar donde nosotros estamos ahora", declaró.

 

El ala-pívot español finalizó con 14 puntos y 14 rebotes pero también falló cinco de ocho tiros libres en el último cuarto.

 

El ruso Andrei Kirilenko fue votado jugador más valioso del torneo y finalizó el encuentro con 17 puntos y cinco rebotes. Promedió un punto más y 8,6 rebotes por partido.