Diputación trabajará desde mañana en la limpieza de residuos y cañas de las playas de La Safor


Como consecuencia del temporal de lluvias que afecta al sur de la provincia de Valencia




 

Diputación trabajará desde mañana en la limpieza de residuos y cañas de las playas de La Safor

A partir de mañana viernes, día 19 de octubre, dos equipos limpiaplayas de la Diputación de Valencia se desplazarán hasta la comarca de La Safor, para colaborar con los Ayuntamientos de la zona en la limpieza de las playas, gravemente afectadas por el temporal de lluvias que azota a nuestra Comunitat.

 

Durante los últimos días, se ha acumulado una gran cantidad de desperdicios y residuos, pero, especialmente, de cañas en las playas de La Safor, "que necesitan de una retirada urgente, porque son cientos de toneladas las que se han acumulado y están dañando el litoral y el entorno medioambiental de la zona", ha manifestado el diputado de Medio Ambiente, Ernesto Sanjuán.

 

Asimismo, el Servicio de Medio Ambiente de la Diputación de Valencia desplazará, aparte de las máquinas limpiaplayas, dos camiones para transportar las cañas y los residuos que se retiren, hacia los vertederos oportunos.

 

Ernesto Sanjuán ha manifestado que "la Diputación de Valencia está haciendo un esfuerzo importante para combatir los daños provocados por el temporal en el sur de la provincia con los efectivos de los que dispone a su alcance".

 

Sanjuán ha dicho, además, que "que no se va a dejar de trabajar hasta que la zona quede completamente en condiciones y las playas de La Safor recuperen su normalidad".

 

Cabe recordar que las lluvias intensas han venido provocando desde el pasado viernes graves inundaciones y daños en el sur de la provincia de Valencia y el norte de Alicante, una zona en la que se decretó el máximo nivel de alerta.

 

De hecho, la Generalitat Valenciana ha decretado la situación 2 de Emergencia en las comarcas valencianas de La Safor, La Vall d'Albaida y La Costera.

Las precipitaciones torrenciales llevaron al desbordamiento del río Girona y causaron avenidas anegadas, cortes de carretera, desalojo de campings e inundaciones de sótanos y garajes en localidades.