Los populares denuncian irregularidad administrativa en la adjudicación de la empresa del Servicio de Vigilancia Nocturna


El PP de Gandia ha denunciado en ruda de prensa la contratación de la empresa encargada de llevar adelante el Servicio de Vigilancia Nocturna. Una concesión que aseguran los populares se ha hecho mediante una irregularidad administrativa. La concejal Liduvina Gil ha desmentido estas acusaciones alegando que no ha habido ninguna irregularidad en torno a dicha contratación, que se trata de una contratación directa que no supera el 20% del coste anterior.




 

Los populares denuncian irregularidad administrativa en la adjudicación de la empresa del Servicio de Vigilancia Nocturna

 

El PP denunciaba el sistema de contratación del Servicio de Informadores Nocturnos de Gandia. Los populares se preguntan por qué, quién y cómo se ha realizado la formación y preselección del personal que presta este servicio. Además, y dadas las abundantes quejas de los trabajadores que alegan no recibir su salario de forma puntual por parte de la empresa, el PP ha dudado de si estas deudas también tienen que ver con los impagos ‘a los que sostiene acostumbrados este ayuntamiento’ y la empresa no está pagando a los trabajadores porque no está recibiendo el dinero del consistorio.

 

Así, los populares pedían explicaciones. Unas respuestas que parece ser nunca llegan y que buscan a través de los medios de comunicación.

 

La ex encargada del área de Seguridad Ciudadana, Liduvina Gil, ha contestado rápidamente a estas declaraciones. Gil explicaba que no existe ninguna irregularidad, si no que se hizo un concurso público para elegir a la empresa, y que el ayuntamiento sí ha pagado los recibos a la empresa. No obstante, Gil manifestaba que estos pagos eran de una periodicidad de 2 meses, puesto que cuando se contrató a esta empresa no se pudo hacer la contratación definitiva debido a la época electoral y de constitución de nuevo gobierno y es a partir de ahora, cuando ya se ha aprobado el presupuesto de partida anual, cuando comenzará a pagarse de manera anual. La edil alegaba además que si la empresa está teniendo problemas con los pagos, ése es un problema ajeno al ayuntamiento.

 

Además, Gil ha desmentido estas acusaciones alegando que no ha habido ninguna irregularidad en torno a dicha contratación, que se trata de una contratación directa que no supera el 20% del coste anterior.  

 

Los populares volvían a salir a la palestra manifestando que si estas declaraciones son ciertas que lo demuestre presentando el contrato públicamente.