La Policía Nacional desarticula una red de traficantes que introducía hachis por la playa de Oliva


Los integrantes de la organización transportaban la droga desde un punto próximo a Marruecos, en una embarcación en la que cargaban los fardos de hachís hasta la costa levantina Doce individuos de varias nacionalidades han sido detenidos. 4200 kg de hachís, barcas, joyas, dinero y documentación han sido intervenidos.




 

La Policía Nacional desarticula una red de traficantes que introducía hachis por la playa de Oliva

Una docena de individuos que formaban parte de una banda de traficantes han sido detenidos por la Policía Nacional, en la llamada Operación Kika, que sigue abierta desde el pasado verano.

 

El grupo organizado, que distribuía hachís a gran escala, traía la droga desde Marruecos y la introducía por la costa levantina, a cinco millas de la playa de la Almadraba de Oliva. Una vez allí, distribuían los fardos de hachís en otras dos embarcaciones para su alijo, pero controlando mediante radar, desde otras dos barcas más alejadas, la presencia policial para evitar ser sorprendidos.

 

Gracias a la ayuda de la Brigada Central de Estupefacientes, junto con el GRECO de Levante y la colaboración de Comisaría de Denia, los GOES de la Jefatura Superior de Policía de Valencia y la Agencia Tributaria (DAVA), han podido dar con la banda. A través de un helicóptero del DAVA localizaron a la embarcación cuando se disponía a efectuar el trasvase de la droga y detener a los miembros de la red, interviniendo además numerosos objetos de valor, (joyas, vehículos de lujo, dinero, armas…etc) y valiosa documentación para la investigación.