LA VACUNACIÓN DE LA POBLACIÓN INFANTIL CONTRA LA ENFERMEDAD NEUMOCÓCICA ES UNA MEDIDA EFICAZ Y EFECTIVA


Este estudio muestra que el uso de la vacuna neumocócica en la población infantil ha reducido el número de casos de enfermedad neumocócica invasora producidos por los serotipos incluidos en ella en un 93, mientras que los casos no vacunales sólo han aumentado en un 10.




 

LA VACUNACIÓN DE LA POBLACIÓN INFANTIL CONTRA LA ENFERMEDAD NEUMOCÓCICA ES UNA MEDIDA EFICAZ Y EFECTIVA

La influencia de la vacunación en el reemplazo de serotipos de neumococo ha sido evaluada en un reciente estudio publicado en Estados Unidos, presentado durante el simposio “Origen multifactorial sobre el fenómeno del reemplazo de serotipos en la enfermedad neumocócica: Experiencia y Controversia”, patrocinado por Wyeth en el marco del programa científico del Congreso de la Asociación Española de Vacunología, recientemente celebrado en Valencia.

 

Para el profesor Lluis Salleras, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Barcelona, estos datos indican claramente que el beneficio total de la aplicación de la vacuna sobre la población general es muy superior al incremento de los serotipos no incluidos en la vacuna. “Los únicos datos que tienen valor desde el punto de vista epidemiológico son los globales. Y, en este caso, se ha demostrado que existe una caída importantísima de la tasa de enfermedad neumocócica en la población infantil, mientras que sólo se ha producido una pequeña subida de los serotipos no incluidos en la vacuna. Por lo cual nadie puede dudar de la necesidad y efectividad de su aplicación”.

 

Para este especialista, “Estados Unidos es el único país en el mundo donde se puede evaluar esta situación. El programa de vacunación ha sido exhaustivo con unas tasas de cobertura del 90%. Así, este estudio, que acaba de publicarse en Journal Infection Deseases, se basa en un informe realizado por el Centro para el Control de Enfermedades Infecciosas (CDC) de Estados Unidos que compara los datos epidemiológicos obtenidos entre 2000-2004 (post-vacunación) y 1997-1999 (pre-vacunación), donde se demuestra que mientras las tasas de incidencia de enfermedad invasiva producidas por serotipos incluidos en la vacuna han descendido en un 93%, aquellos que esta medida preventiva no incluye han aumentado en sólo un 10%”.

 

Bacterias capsulares

El neumococo está incluido en el grupo de bacterias denominadas ‘capsulares’, y su característica principal es que está formada por diferentes serotipos y serogrupos, cada uno de ellos capaz de producir la enfermedad. Para el profesor Salleras, “el cambio en la distribución de los serotipos en la enfermedad neumocócica se produce históricamente de forma natural, al igual que en las demás bacterias capsulares”.

 

Además, varias causas de tipo externo producen que tras varios años de circulación de las bacterias, en unos periodos de tiempo, determinados serotipos puedan colonizar con mayor facilidad que otros la garganta de un paciente (lo que se denomina ‘estado de portador’) y, por tanto, producir enfermedad. En este sentido, el doctor Salleras indica que “todas son hipótesis. Pero, por ejemplo, el uso de antibióticos en una población podría producir que algunos serotipos fueran más vulnerables al efecto de estos medicamentos que otros y, por tanto estos últimos, al mostrar ‘resistencia’ al tratamiento médico, sobrevivieran y encontraran un nicho ecológico. Por lo que, durante un periodo, serían los principales responsables de la enfermedad”. A lo que añade, “este factor externo, a diferencia de lo que ocurre con otras bacterias, condiciona que no siempre sean los mismos serotipos de neumococo o de meningococo o Haemophilus Influenzae tipo B, todas ellas bacterias capsuladas, los que produzcan infección en un paciente”.