MARRUECOS versus ESPAÑA,


Marruecos había rebajado el tono, digamos que aflojó la cuerda. Vamos, que suavizó su tensa y hostil actitud diplomática hacia España a causa de la visita real a Ceuta y Melilla. Hace unos días, la diplomacia alauita tendió de nuevo la mano a las autoridades españolas manifestando su intención de superar esa 'crisis' y recuperar la cordialidad y las buenas relaciones entre los dos Reinos lo cual es de agradecer. Es motivo de satisfacción aunque no de alegría, concretamente de optimismo moderado. No es para lanzar las campanas al vuelo, descorchar cava, lanzar brindis o tirar cohetes. Ojo avizor.




 

MARRUECOS versus ESPAÑA,

Esto suena a la moraleja de aquel viejo refrán: 'rectificar es de sabios'. Y digo suena, en el sentido de semejanza, parecido o aproximación, porque para fuese una rectificación auténtica o verídica, es decir;  plena, total o íntegra de 'per se', Marruecos tenía que haberse disculpado privada y públicamente. Y debe disculparse. Primero, en el ámbito diplomático privado entre embajadores, ministros de Asuntos Exteriores y presidentes de Gobierno de ambos países. Seguidamente, en el ámbito de la opinión pública, a través de los medios de comunicación mediante comparecencia o rueda de prensa. Pero creo que la disculpa formal o 'perdón' oficial e institucional no se ha producido como tal y es probable que jamás ocurra.

 

A lo sumo, Marruecos seguirá actuando como habitualmente conforme a lo que nos tiene acostumbrados desde antaño: a tirar la piedra y esconder la mano o mejor dicho, a tensar la cuerda al máximo para luego aflojarla un tanto y remolonear 'coqueteando' acaramelado con España. Carantoñas diplomáticas si, pero no, no retirará de la ONU la infame, quimérica, falsa e inexistente reivindicación de 'marroquinidad' sobre Ceuta y Melilla y su innegociable 'devolución'. Tirar la piedra, esconder la mano, tensar y aflojar la cuerda para después, hacer carantoñas diplomáticas como si aqui no hubiera pasado nada. Y a la más mínima volver a tensar la cuerda y a ponerse de morros o enfadarse. Asi actúan las autoridades marroquíes. Nuestro gobierno puede y debe perdonar pero nunca olvidar. Son 'amistades peligrosas' o la eterna historia 'Marruecos versus España'.  

 

Por José Esteban Rico Sogorb, 'Pepe Sogorb', ex-redactor de El Periodico de Ceuta, Area Algeciras y El Faro de Ceuta
Escritor, blogger y periodista (articulista-columnista)

DNI  21994134 Q

 

telef y fax  96 667 55 70

móvil  687 416 487

 

http://www.ceuta.com/jsogorb/

http://ricosogorb.blogspot.com

http://blogs.periodistadigital.com/nipodernigloria.php/2006/06/