Las Fallas de Oliva ya tienen Fallera Mayor. Sandra Cabrera Llácer, una joven de 17 años, miembro de la Comisión de la Falla Barri de Sant Francesc.


Las Fallas de Oliva ya tienen Fallera Mayor. Sandra Cabrera Llácer, una joven de 17 años, miembro de la Comisión de la Falla Barri de Sant Francesc, ha sido elegida como máxima representante de las fiestas falleras para el ejercicio del próximo año 2006. Con una larga trayectoria fallera, la familia de Sandra ha vivido intensamente esta festividad desde hace ya dos generaciones. Precisamente, su abuelo, José Llácer, más conocido como “el cali”, ha sido uno de los miembros más relevantes de su comisión, por lo que toda la familia ha acogido con gran satisfacción el nombramiento de Sandra. Esta joven estudia bachillerato en el Instituto Gabriel Císcar de Oliva, por lo que, según ha informado el presidente de la Junta Local Fallera, Antonio Roger, “está de exámenes y aún no se ha podido presentar ante los medios”.




 

Las Fallas de Oliva ya tienen Fallera Mayor. Sandra Cabrera Llácer, una joven de 17 años, miembro de la Comisión de la Falla Barri de Sant Francesc.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Oliva, Vicent Sabater ha presentado una moción en contra del artículo "Hablemos de familia" que aparecía en la hoja parroquial "Aleluya" el pasado 12 de febrero y que hacía referencia a la violencia de género.

En el citado artículo se señala que "La violencia, muchas veces con resultado de muerte, es condenable hasta en el caso de que hubiera una provocación verbal por parte de la víctima y debilidad por parte del agresor.

Sabater indica que es especialmente preocupante que este artículo, que según el autor había pasado todos los controles, se difunda en la publicación valenciana de mayor difusión, teniendo en cuenta que la Comunidad Valenciana es la tercera en cuanto a los casos de vilencia de género.

Así, el PSPV ha manifestado mediante esta moción al Arzobispo de Valencia su más firme rechazo a la consideración de que la mujer es la provocadora de la violéncia y la atribución del delito a la debilidad del agresor.