El PP tacha de ilegal las gestiones del ayuntamiento de Gandia en relación a la contratación de Servicio de ING


El PP saca de nuevo a relucir las sospechas que tiene sobre la posible ilegalidad en la contratación de la empresa encargada de la vigilancia nocturna (ING) de la ciudad. El PP se pregunta cuánto ha costado dicha contratación y cómo se ha hecho el criterio de selección del personal.




 

El PP tacha de ilegal las gestiones del ayuntamiento de Gandia en relación a la contratación de Servicio de ING

El PP continua con su investigación sobre la contratación del pasado día 3 de diciembre de la empresa encargada del Servecio de Informadores Nocturnos de Gandia. Los populares alegan que el ayuntamiento sigue sin mostrar la documentación que han solicitado y que éste además, está errando en relación con la ampliación que se hizo del Sevicio de INGs acoplándolo al de parques y jardines con tan sólo una ampliación de personal. El PP denuncia que este trámite es ilegal.

 

Los populares, en la voz de Carla Ripoll, explicaban que esta misma mañana habían solicitado por registro de entrada la copia de dicha contratación.

 

Por otra parte, el PP se preguntaba que cómo era posible que el ayuntamiento contratase a un empresa que, al parecer, por “las innumerables quejas orales que existen” no paga a sus empleados. Ripoll señalaba que esto se puede deber a dos cosas: a la mala gestión de la empresa o a un posible impago por parte del ayuntamiento. Para esclarecer este asunto, los populares solicitan la documentación oportuna.

 

Por su parte, el concejal Vicent Mascarell contestaba a estas acusaciones explicando que todas ellas eran falsas. Ante la queja de Ripoll sobre el impago de la empresa a los trabajadores, Mascarell explicaba que el gobierno no tenía constancia de esta problemática a la hora de la contratación y recriminaba a la popular que no hubiese informado antes a la corporación.

 

Además, Mascarell indicaba que popular pecaba de irresponsable, ignorante y atrevida.

Ignorante, explicaba, “por haber hecho una acusación de este calibre. Atrevida, porque Ripoll aprobó favorablemente a la contratación de esta empresa sin hacer ningún pero, e ignorante, porque este gobierno no ha tenido ninguna queja formal de ningún trabajador”.

 

Ripoll analizaba que si no ha tenido ninguna queja formal es porque los trabajadores no han querido denunciar a la empresa por miedo a las represalias.

 

La edil finalmente aseguraba que “en todo este asunto hay un oscurantismo absoluto por parte del gobierno pero nosotros vamos a seguir investigando y lo vamos a esclarecer”.