Las familias valencianas se gastarán estas fiestas entre 950 y 1.000 euros


AVACU ACONSEJA PRECAUCIÓN CON EL USO DE LAS TARJETAS BANCARIAS A causa de las diferentes subidas que se han vivido durante este año, tanto en productos básicos de alimentación como en las hipotecas, la situación de las economías domésticas se agrava. La Confederación de Consumidores y Usuarios ha establecido un gasto medio por familia de 1.110 euros durante estas fiestas, mientras que las familias valencianas se gastarán entre 950 y 1.000 euros en alimentación, juguetes, lotería. Por ello, la planificación del gasto es importante y la moderación debe ser de nuevo algo esencial para evitar agravar el sobreendeudamiento.




 

Las familias valencianas se gastarán estas fiestas entre 950 y 1.000 euros

Para ello, la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios quiere recordar que es necesaria la racionalidad en el gasto, distribuyendo los gastos para las diferentes fiestas e intentando dejar de lado la presión publicitaria. Si se evitan las prisas de última hora y las ofertas gancho que, en ambos casos, conducen a productos más caros, conseguiremos un importante ahorro.

 

Anticipar las compras debe ser una de las claves más importantes; nos permitirá comparar precios entre varios establecimientos y evitará los incrementos generalizados de precio en los últimos días. Pensar y preparar los menús con antelación, optando por platos alternativos a los típicos, más económicos y saludables que nos ayudarán a contrarrestar el gasto.

 

Debemos exigir igualmente en todos los productos un etiquetado completo y en castellano, con todos los datos que la normativa obliga, prestando especial atención, en los productos de alimentación, a las fechas de caducidad, consumo preferente y a las recomendaciones para una buena conservación, y en el caso de los juguetes, a las instrucciones y advertencias correspondientes (edad de uso recomendada), así como las condiciones de uso y seguridad en el caso de juguetes acuáticos, juguetes químicos que contengan sustancias o preparados peligrosos o juguetes electrónicos.

 

Asimismo, desde AVACU queremos recordar una serie de precauciones a la hora de pagar las compras con nuestras tarjetas, ya que cerca del 63% de los consumidores utilizan este medio (tarjetas de crédito, débito o de establecimiento comercial)[1] como forma de pago habitual en sus compras. Por eso es importante recordar que:

 

- al pagar con tarjeta en un establecimiento (tiendas, grandes superficies, restaurantes, etc.), es conveniente no perderla de vista (que pasen la tarjeta por el datáfono delante de nosotros) y mostrar siempre el D.N.I. aunque no nos lo soliciten. El comerciante debe verificar los datos del D.N.I (incluida la firma) con los de la tarjeta.

 

 - si realiza compras a través de Internet, asegúrese de que se encuentra en una página segura, cuya dirección comience por https:// (y no http://) y que en la parte inferior derecha aparezca una llave o candado cerrado. Compruebe que el vendedor está debidamente identificado (nombre, razón social, dirección…) y lea detenidamente las condiciones de contratación, en especial la forma de pago (siendo recomendable elegir la modalidad de pago contra reembolso) y los plazos de entrega.

 

- en lugares con mucha aglomeración de gente, no llevar las tarjetas en sitios de fácil acceso y verificarlas al llegar a casa. Asimismo, nunca llevar junto a ellas el número de PIN y evitar que éste coincida con nuestro DNI, fecha de nacimiento…

 

- a la hora de extraer dinero de un cajero, si está situado dentro de la entidad bancaria, debemos estar solos y si observamos a alguien sospechoso en el exterior, es recomendable utilizar los botones de emergencias.

 

- cuidado con las personas que nos ofrezcan su ayuda si tenemos algún problema a la hora de utilizar la tarjeta, ya que en ocasiones pueden aprovecharse de ello: algunos delincuentes trucan el cajero y ofrecen su ayuda quedándose, en ocasiones, solos con la tarjeta dentro lista para operar.

 

- en los últimos tiempos hemos detectado un aumento de problemas derivados de la clonación o el duplicado de tarjetas. Del total de consultas y reclamaciones en el sector de bancos y financieras durante el primer semestre de 2007, más de un 30% corresponden a tarjetas (comisiones, clonación…). El problema radica en que el consumidor sigue teniendo la tarjeta en su poder, por lo que no reclama hasta que no se percata de movimientos inusuales en su cuenta bancaria.

 

Recuerde siempre al efectuar sus compras pedir el ticket o factura y conservarlo para una posible reclamación. En el caso de los regalos, es conveniente informarse de las fechas de posible devolución del artículo que ofrece cada establecimiento para poder cambiarlos después de regalarlos (bien sea el 25 de diciembre o el 6 de enero).



[1] Según el estudio de Sobreendeudamiento familiar realizado por AVACU en 2006