Llegan las primeras rebajas del 2008


Hoy lunes 7 de enero comienzan las primeras rebajas del año, que durarán hasta el próximo 8 de marzo. Dentro de este periodo, cada comercio podrá elegir las fechas y la duración que desee, pero siempre como mínimo una semana y como máximo dos meses. El período de rebajas y las fechas de comienzo y finalización de las mismas deben estar publicitados en un lugar del establecimiento visible para los consumidores.




 

Llegan las primeras rebajas del 2008

Más del 81% de los consumidores aprovechan las rebajas para realizar sus compras, principalmente en ropa, calzado y complementos, aunque también cada vez más para adquirir películas, libros, música y artículos de electrónica. Cerca del 70% de los consumidores se espera a rebajas para comprar determinados artículos, principalmente ropa (más de un 35%), calzado (más de un 27%) y complementos (más de un 16%), aunque también se aprovechan las rebajas para comprar películas, libros, música y artículos de electrónica.

Más del 50% de los consumidores encuestados comprueba el precio de lo que desean comprar antes de que comiencen las rebajas para verificar si existe diferencia, frente a un 15% que reconoce no hacerlo.

 

Por otra parte, son preocupantes los datos que nos revelan que casi un 12% afirma ser menos exigente con la calidad de los productos que adquieren por estar rebajados y un 16% no conoce la diferencia entre rebajas y otros tipos de ventas, como ofertas, liquidaciones… (según datos de la encuesta realizada por AVACU en enero de 2007).

 

Desde AVACU se recuerda que los derechos de los consumidores a lo largo del año son los mismos que durante la época de rebajas, por lo que es una buena oportunidad para adquirir productos de temporada, con la misma calidad y con una notable rebaja en el precio.

 

Se entiende por rebajas la venta de artículos que se ofertan, en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta. Todos los artículos que se vendan en rebajas deben haber estado a la venta con anterioridad en el establecimiento.

 

Además, hay que saber diferenciar las rebajas de otras prácticas comerciales, como pueden ser los saldos (productos que han perdido valor de mercado, por estar deteriorados u obsoletos, siempre que no impliquen riesgo o daño para el consumidor), las liquidaciones (ventas de carácter excepcional, producidas como consecuencia de una decisión judicial, cesación de la actividad, cambio de ramo, local, obra... para dar salida a todos los productos existentes en el local) o las ofertas o promociones. La normativa prohíbe vender artículos defectuosos o con taras como rebajas.