CC.OO cierra el año con buenos datos de afiliación y con incertidumbre ante la crisis económica


Comisiones Obreras (CC.OO) acaba el año con buenos datos económicos y siendo el primer sindicato comarcal en afiliaciones. El dato forma parte del balance del Consejo Intercomarcal de la Ribera-Safor celebrado el viernes. Sin embargo, no todo es positivo. CC.OO analiza de forma “cauta” pero pesimista la recesión económica que afecta al día de hoy al mercado laboral. Según el sindicato, el sector servicios de la comarca no podrá absorber la pérdida de puestos de trabajo que están generando la construcción y la industria.




 

CC.OO cierra el año con buenos datos de afiliación y con incertidumbre ante la crisis económica

El 2007 ha sido un año de elecciones sindicales en muchas empresas de la Safor. En muchas de ellas, CC.OO sacó los mejores resultados por cuanto a representación sindical. Tanto es así que hoy por hoy el sindicato ostenta el cincuenta por ciento de todas las afiliaciones de la comarca.

Los buenos datos internos ayudarán a consolidar este año las líneas de trabajo trazadas en 2007. El secretario de Acción Sindical y Comunicación de Comisiones Obreras, Josep Albors, consideró “muy positivo” el balance del año que acaba de terminar. El optimismo contable de CC.OO contrasta con una realidad más oscura: la actual situación económica en La Safor. Igual que en el resto de España, el crecimiento económico comarcal atraviesa un año vacas flacas caracterizado por la crisis del ladrillo y el empeoramiento de los índices de consumo -como el aumento del IPC o la congelación de la capacidad de ahorro de las famílias-. El sindicato es claro a ese respecto: 2007 ha puesto de relieve la ilusión depositada en la economía inmobiliaria como motor fundamental de desarrollo social. Según Josep Albors, el pinchazo de la burbuja urbanística perfila un año plagado de retos e incertidumbres en múltiples ámbitos. Ante la evolución de las contrataciones se pide “cautela”... y a ver qué pasa.

Una cosa es obvia. El ector de los servicios no podrá absorber la pérdida de puestos de trabajo producido en el sector del ladrillo y de la industria, según el secretario de Comunicación de CC.OO. Ni podrá, “ni sería conveniente que ocurriese”, ha matizado. Una economía sólida debería sustentarse en un sector primario fuerte y en crecimiento -considera Albors- que añade que la Safor y por ende la Comunitat han visto en el turismo la gallina de los huevos de oro.

Por tanto, balance agridulce el de Comisiones Obreras a la hora de aprobar el balance contable del año saliente. Buenos datos por cuanto a afiliación sindical pero, por delante, un horizonte laboral difícil ante lo que parece el principio de una recesión económica. Situación a la que los economistas y políticos se refieren con un eufemismo:
'desaceleración'.