Los informadores nocturnos alegan no recibir sus sueldos y sí amenazas de despido


Los trabajadores de la empresa de Informadores Nocturnos de Gandia (ING) firmaron bajo coacción de despido el documento que declaraba que habían recibido su sueldo cuando en realidad no era así. A día de hoy la gran mayoría de los ING no han cobrado entre una o tres mensualidades y continúan trabajando en negro y fuera del horario establecido. Este hecho se ha convertido en rutina, según nos confirmaba a COPE Onda Naranja uno de los afectados.




 

Los informadores nocturnos alegan no recibir sus sueldos y sí amenazas de despido

Coacción y amenazas es lo que han recibido la mayoría de los Informadores Nocturnos de Gandia. Diversos trabajadores denuncian haber sufrido una estafa y las presiones de la empresa, que hace meses les debe las nóminas. El hecho es más grave todavía porque se trata de una empresa contratada por el ayuntamiento alrededor de la que existe polémica desde hace tiempo.

 

Ahora, los operarios encargados del Servicio de Vigilancia de parques y jardines aseguran que hacen numerosas hora extra que cobran en dinero negro y que además, muchos de ellos, todavía no han cobrado las nóminas desde hace meses.

 

Lo más grave de todo este asunto es que desvelan que la empresa les ha obligado a muchos de ellos firmar un documento público que decía lo contrario. Una firma que fue realiza “bajo amenaza de despido” y de la que ahora se arrepienten porque “están hartos”.

 

El pasado diciembre el PP ya denunciaba que el gobierno municipal hubiese realizado la contrata sin transparencia y con ánimo de beneficiar a sus amigos, incluso aludía a la posible vinculación entre el impago a los trabajadores y el posible impago del ayuntamiento a la empresa.

 

Más tarde, el ejecutivo ha demostrado que sí ha pagado a la empresa religiosamente todos los meses menos el último, porque, tal y como indicaba el portavoz socialista, Vicent Mascarell, “la propia empresa todavía no nos ha remitido el recibo”.

 

Con respecto a la crítica de los populares sobre la poca transparencia con al que se realizó la contrata, Mascarell aseguraba que se realizó mediante un proceso totalmente claro, que contó con la unanimidad en la mesa de contratación.

 

Los populares además criticaban que el ayuntamiento no haya sido capaz de contratar a una empresa responsable y autosuficiente para hacer frente a las nóminas y que el consistorio es el culpable en cierta manera por no abogar por los intereses de los ciudadanos y unos trabajadores que trabajan por la ciudad.