Cipriá Fluixá presenta su dimisión para dejar de ser alcalde de Xeresa.


Cipriá Fluixá presenta su dimisión para dejar de ser alcalde de Xeresa. La sección quinta de la Audiencia Provincial ordenó el pasado lunes 24 de enero el cumplimiento de la pena que le inhabilitó, en el año 2000, a tres años y seis meses para el ejercicio de cargo público. Según este dictamen, Fluixà debería abandonar la alcaldía en el mismo momento en que esta resolución del Gobierno español le fuera comunicada oficialmente. Recordamos que Fluixá solicitó el indulto después de la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, ratificada posteriormente por el Tribunal Supremo, que le condenaba por un delito de prevaricación cometido contra el entonces secretario de la Corporación municipal, José Raúl Zaragozá. Cuando el alcalde abrió expediente disciplinario contra el funcionario, le suspendió de empleo y sueldo, y se negó a abonarle el 75% del salario al que tenía derecho. El juez interpretó que Fluixà hizo caso omiso a la ley incluso después de que la Diputación de Valencia le informara de que el secretario tenía derecho a cobrar esa parte de su salario. La denegación del indulto supone que el alcalde de Xeresa deberá abandonar su cargo en cuanto le sea comunicada la resolución del Gobierno español. Pero Fluixá asegura que su dimisión no está motivada por la resolución judicial, que afirma no le ha sido notificada oficialmente ni a él ni a sus abogados y procuradores. El motivo de su dimisión es el malestar existente en el municipio tras serle denegado el indulto. A partir de ahora, se iniciará el proceso para elegir un nuevo alcalde que podría ser José Ferragud.




 

Cipriá Fluixá presenta su dimisión para dejar de ser alcalde de Xeresa.

De la colaboración entre el departamento de medio ambiente del Ayuntamiento de Gandia y la Junta Local FAllera de Gandia, ha nacido una nueva modalidad de premios falleros, que consiste en premiar con 1.750 euros por categoría, a la mejor escena fallera que haya sido confeccionada a la forma tradicional.

Desde el departamento de Medio Ambiente, se reconoce que con la utilización de materiales sintéticos como el poliespan o el corcho blanco, se ha ganado en monumentalidad en las fallas y también en economía, ya que son materiales fáciles de modelar y más económicos, pero también se ha perdido en sostenibilidad dado que en la noche de la Cremà, los cielos se llenan de humos negros tóxicos y contaminantes y además se ha perdido la espectacularidad de ver a los ninots consumirse lentamente en el fuego, ya que los nuevos materiales tienen una combustión rápida y violenta. De esta observación, se ha propuesto la creación de un premio que pretende inducir a las comisiones a recuperar la forma tradicional de elaborar una falla, con materiales tradicionales y reciclables.

De momento, la concurrencia al premio es totalmente voluntaria, y quizás por ello, desde los dos estamentos, Ayuntamiento y Junta Local, se ha mostrado especial satisfacción, ya que 16 de las 22 comisiones han decidido optar al premio,.

Los premios se entregarán en un acto específico el 1 de abril, en el salón de plenos del Ayuntamiento, en un novedoso acto en el que además se pretende rendir homenage a los artistas falleros que hayan conseguido alguno de los premios de fallas de Gandia